scorecardresearch
Toyi Marcos Sosa

Desde mi ventana

Toyi Marcos Sosa


Quién paga los platos rotos

10/10/2021

¡Esto está cogiendo un auge que buena va! Y en tanto la Agencia Tributaria dice que el número de ricos sigue creciendo, la ayuda de emergencia no llega a muchas familias. En julio, uno de cada tres nuevos contratos tenía un mes de duración; 21% una semana;  4,7% unos días y tan solo el 0,3% superó el año. Con este panorama es complicado subsistir cuando  los precios se disparan y el Gobierno, según expertos, sangra al ciudadano sin piedad en la factura de la luz con una sarta de impuestos. Y con esto y un IPC rebasando el 4% aparecen los Papeles de Pandora y descubren que hay gente rica riquísima, que engaña a la Hacienda Pública de sus respectivos países, entre ellos 600  españoles a los que no les avergüenza disfrutar de los servicios públicos que pagan los de las habas contadas.   
Y en medio del bofetón, llega el nuevo empleo de Carmona. Un señor, que utilizó dije, digo y Diego. Aunque no sé por qué se extrañan, cuando tantos políticos han  cruzado las chirriantes puertas giratorias con su abultada agenda bajo el brazo repleta de nombres influyentes. ¿Qué puede esperar un país si de los que codician  dirigirlo el que no corre vuela?  Los aforamientos, como estos dulces reenganches, deberían esfumarse. Todo es cuento, falsedad. Todos se acusan, pero cuando les toca, ya no les conocen; no forma parte del equipo. ¡Pues claro, «decencia hay que tener!» que decía este señor del digo Diego.  Y, llegados aquí, intervienen en el alquiler de viviendas y, adrede o por despiste, olvidan crear una Ley antiokupa, cuando aquí, quien paga los platos rotos del desmadre es el que menos tiene. 
Dirigir y ennoblecer la política no es estar siempre metidos en líos de poder y resistencia, sino trabajar y demostrar que se es honrado en gestión del que no se aprovecha ninguna región por su apoyo a unos presupuestos. ¿Qué país es aquél en el que hay comunidades autónomas que destierran su idioma oficial y cambian los símbolos nacionales por los de su región cuando les trasfieren  competencias que, supuestamente, son prestadas? Si tantas bravatas no es levantar ampollas que inducen a la división y al odio entre paisanos, que venga Dios y o vea.