scorecardresearch
Jesús Mateo Pinilla

Para bien y para mal

Jesús Mateo Pinilla


¡Por favor, unámonos!

20/09/2022

Quiero que este artículo de opinión sirva de llamamiento contra las guerras, especialmente la de Ucrania que atraviesa un momento de cierto apagón en la lucha. Por eso solicito a todos los articulistas de opinión que se manifiesten a través de sus artículos, no a favor de ningún bando contendiente, sino contra los horrores del conflicto. Si todos emitimos nuestro parecer en los artículos de opinión que sirva para algo. Unámonos, ahora es el momento de parar la guerra. 
Los titulares de 5 medios recogidos ayer son demostrativos:
    • La Federación rusa ha suspendido el envío de nuevas unidades a la guerra de     Ucrania.
    • Concejales de cinco ciudades rusas firman una declaración contra la guerra. El Mundo.
    • Ucrania atropella en 3 ciudades mientras Rusia ordena la retirada.
    • Decenas de diputados rusos exigen dimisiones por la guerra de Ucrania. Voxpopuli.
    • La desbandada rusa permite a Ucrania rebasar la frontera de la república de Lugansk. El Español.
Hay un caldo social nuevo contra la guerra que afecta al invasor. Está en nuestras manos intentar parar la lucha armada. Los opinadores debemos guardar nuestras impresiones personales o ideológicas para convencer de que el final de la guerra es imprescindible. No se trata de imponer posturas de izquierdas, derechas o mediopensionistas. 
Es urgente terminar con las muertes, la destrucción, los mercados negros adscritos a las fronteras de salida, donde las mujeres hacen cola para buscar comida, venden el pelo, se roban las últimas pertenencias y los pasaportes que son todo el capital del que sale pitando, donde se ofrecen a los camioneros las hijas por pasar la frontera. Donde se pierden las niñas. Donde se huye con hijos recién nacidos en una caja de cartón sujeta al cuello de la madre por un cordel y se arrastran el dolor de las heridas, humillaciones, torturas y las penas por las muertes. 
Ahora no quiero escribir bien, ni quiero protestar, solo llamar la atención del corazón de mis compañeros articulistas para que pidan el final de la guerra. Muchas gracias, amigos.