scorecardresearch
Juanma Terceño

El hecho gastronómico

Juanma Terceño


Anarquía del buffet libre

06/07/2022

Por un lado, tenemos el conflicto horario; los guiris esperando que se abra el buffet para entrar en tromba como en la apertura de puertas de los comercios el primer día de rebajas; y los españoles, acudiendo a última hora, también en masa, justo antes de que se empiecen a recoger las bandejas de la comida y quejándose de lo poco que queda en los expositores o incluso de la falta de temperatura de los alimentos.
Otro fenómeno bastante molesto son las auténticas pruebas de atletismo que se producen por las hornadas de niños corriendo en los comedores, con la absoluta dejadez de sus adultos acompañantes, quienes en muy contadas ocasiones les reprenden, supervisan o controlan, y, en caso de hacerlo, son casi siempre las madres. Clara desigualdad aquí.
Nunca me dejará de llamar la atención el exceso de comida que nos servimos; algunos comensales tienen una habilidad especial para montar auténticos rascacielos en sus platos, cogiendo de aquí y de allá, mezclando fríos con calientes, magros con salsas o salados con dulces... como si los alimentos se fueran a acabar de inmediato. Y es especialmente doloroso porque esa mezcla de cosas va a provocar una pérdida de identidad de cada receta entre el batiburrillo que se ha juntado y no van a saber ni qué están comiendo y, por otra parte, se acaba dejando una gran cantidad de comida sin consumir en los platos, provocando enorme desperdicio.
El fenómeno de las familias que en los desayunos se montan los bocadillos para llevarse es cosa aparte. ¿Tantos bocadillos y bollos van a consumir a lo largo del día esas familias? No sé, igual algunos se dedicana venderlos en las playas. Vi la semana pasada una pareja con dos críos que no tendrían 5 años salir del desayuno con 14 bocadillos hechos. ¿Cuántos de ellos acabaron en la basura? 
«Coge lo que quieras, que está pagado», dicen algunos. Nos faltan mucho respeto y mucha educación aún para tantas cosas...

ARCHIVADO EN: Desigualdad, Atletismo