Paso de gigante

Alberto Moreno
-

El triunfo del Becerril ante el Bupolsa le aleja en once puntos de los puestos de descenso directo, arrastres aparte. David y Diestro, al ejecutar una pena máxima en el descuento, autores de los tantos

Paso de gigante - Foto: Sara Muniosguren

cd becerril. Sevi, Diego, (65’ Isma), Kike, Varo, Merino, Diestro, Riki, Carlos, (83’ Máikel), David, Peli, Kuko, (80’ Adri).
BUPOLSA. Lisardo, Pablo, Tomás, Moyano, Sergio Esteban, Gasco, Gallo, Isra, (83’ Guti), Garcés, Ramiro, Manzano (65’ Diego).
árbitro. Víctor Laín Pérez, soriano. Asistido por Omar Esteban Bergaz y Víctor Gómez Díez. Amarillas al local Kike y a los visitantes Gasco, Ramiro y Garcés.
goles. 1-0: Min. 32: David.1-1: Min. 45+1: Garcés2-1: Min. 91:Diestro, de penalti.
incidencias. Mariano Haro . Buena entrada. 
 
En el partido de los errores, ganó el que menos cometió, el Becerril. Sevi, que ayer se volvió humano, cometió uno con el juego de pie que costó el empate. El Bupolsa, dos.Uno del portero, que acabó aprovechando el de siempre, David, y otro Ramiro, que cometió al borde del descuento un penalti tan claro, como absurdo.
Tres puntos de oro que le acercan al Becerril al objetivo de la permanencia. Su momento dulce se prolonga (cuatro triunfos consecutivos). Se ha subido a una ola (procedente del Cantábrico, cerca de la orilla de la playa de la Concha de San Sebastián) y no se apea. Todo lo que puede salir bien, sale. Está en un clima de positivismo, de confianza, que incluso sin jugar bien, como ayer, es capaz de ganar. A estas alturas en la primera vuelta, era penúltimo con cuatro puntos. En estas primeras nueve jornadas de la segunda (ocho en su caso) ha sumado 16 puntos, los mismos que en toda la primera ronda (20 encuentros). Y los puestos de descenso directo (arrastres, si los hubiere, aparte) a once puntos.
Edu dispuso un once bajo el sistema 1-4-3-3, con Sevi defendiendo los palos; Diego y Kike, en los laterales; Merino y Varo, en el eje de la zaga; Diestro, como cabecero, con Peli y Carlos, en los interiores; Riki y Kuko, en los extremos, con David como referencia.
La primera media hora fue de lo más aburrido de la temporada. Daba la sensación que los dos equipos jugasen a que no pasase nada, sin intensidad, ni fútbol, ni apenas ocasiones. Si no fuese por la fecha del calendario y el clima, daba la sensación de ser un partido de pretemporada o de final de campaña con dos equipos sin nada en juego, cuando sí lo había, especialmente por parte local.
Pero todo cambió a la media hora. Tras un primer aviso de Carlos, llegaba instantes después el primer tanto local, tras un centro envenenado del propio Carlos que a punto estuvo de entrar directo, para regresar el balón de vuelta al área pequeña por medio de Kuko, donde se encontraba David, con la caña puesta, marcando su décimo cuarto gol de la temporada. Impresionantes sus números.
Despertó el cuadro burgalés tras el gol encajado, estando a punto de lograr la igualada en un mano a mano de Manzano con Sevi, que resolvió el portero local. Lo inesperado llegó en el descuento, un balón cedido a Sevi, que se enredó con el esférico en los pies, robándolo Garcés, para marcar a portal vacío. Los héroes también se equivocan de vez en cuando y el portero tiene licencia eterna para fallar.
El comienzo de la segunda parte pareció una repetición de la primera. El Bupolsa jugaba con cierta comodidad en defensa que posiblemente no esperaba. 
Narganes quiso darle una marcha más a su equipo con el primer cambio. Riki pasó al lateral derecho, Kuko al  extremo diestro e Isma ocupó la banda zurda. Dio sus frutos, porque este último provocó el penalti que transformó Diestro para dar el triunfo en el descuento. Tres puntos para la salvación.