«Tenemos que buscar nuestra identificación propia de Arlanza»

Rubén Abad
-

ENTREVISTA El bodeguero burgalés apuesta por vinos «más suaves y bebibles» al gusto del consumidor actual que busca «productos frescos y diferentes». Sus caldos maridan a la perfección con los quesos del Cerrato y el amplio catálogo del club Alimento

«Tenemos que buscar nuestra identificación propia de Arlanza»

Quintana del Puente se convierte este domingo en punto de encuentro para viticultores y amantes del buen vino a propósito de la XXIVFiesta de la Vendimia de la Denominación de Origen (DO) Arlanza. Horas antes de esta gran cita en la que Palencia y Burgos estrechan lazos, el presidente del consejo regulador departe con Diario Palentino sobre el presente y futuro de sus caldos.

Cierran una campaña que en la DO Arlanza ha venido con diez días de antelación. ¿Qué balance hace de la cosecha de este año?

El balance es realmente bueno. Frente a los problemas de sobremaduración que están teniendo en Rioja, Duero o Rueda debido a las olas de calor que se registraron en el mes de agosto; en Arlanza las maduraciones siguen siendo buenas por la altitud media de los viñedos. Capeamos mucho mejor el estrés hídrico y las altas temperaturas.

¿La climatología de este año ha sido benévola con sus viñedos?

El cambio climático no es bueno para nadie, pero nosotros lo llevamos mucho mejor, nos afecta menos. En el pasado, cuando estábamos obsesionados con que la uva tuviera el grado suficiente para entrar en bodega, teníamos algunas dificultades porque los veranos eran más frescos y los otoños más cortos. Ahora estamos en unas medidas de temperatura y de maduración ideales. 

¿Cómo avanza la posible incorporación a la DO de Alba de Cerrato, Castrillo de Onielo y Vertabillo?

Está actualmente en fase de estudio con una ayuda del Itacyl. Dichos estudios los está llevando acabo el Itagra desde Palencia, que tiene en cuenta aspectos cuantitativos, cualitativos e históricos.

Si la zona que quiere entrar demuestra que ha tenido una trayectoria en la elaboración de vinos, la existencia de viñas y bodegas, ayuda. Si además de eso, tiene unas variedades plantadas que responden a uvas autóctonas propias del Arlanza o una diferenciación va a contar bastante para ingresar en la DO. 

Mientras que en territorios vitivinícolas grandes buscan la tipicidad y la separación -Rioja Alavesa frente a La Rioja, por ejemplo- aquí lo perseguiemos es la unión, juntarnos y ser fuertes. Si bien es cierto que para buscar una identidad, más difícil es cuando más amplio es el territorio.

¿Qué características tienen los caldos del Arlanza?

Lo que hace que el vino sea vino son tres elementos: el clima, la tierra y la variedad. Aquí, por la altura, el salto climático entre el día y la noche y la variedad -tempranillo en su mayoría-, las pieles suelen ser gruesas. Eso hace que si no se trabajan, pueden dar lugar a vinos tánicos y duros. 

Durante muchos años hemos tenido esta tendencia, en parte, porque muchos de los enólogos que han operado en nuestras pequeñas bodegas venían de La Rioja o de la Ribera, cuando aquí tenemos otras características distintas. Nos ha costado muchos años darnos cuenta que tenemos que buscar nuestra propia identificación y que nuestros vinos transmitan el territorio de Arlanza. Y eso pasa por una elaboración diferente. Ahora el consumidor quiere vinos más suaves, más bebibles, y nosotros los podemos hacer. Contamos con la mejor materia prima.

¿Están en condiciones de competir con otros grandes vinos de la región como Ribera del Duero o Cigales?

No solamente competir. Otro de los lastres históricos ha sido intentar estar donde están todos, y no puede ser. Ribera del Duero recogió el pasado año 110 millones de kilos de uva, y nosotros alrededor de un millón. Son 110 veces más grandes que nosotros y tienen viñedos para conseguir altos rendimientos con bajo coste; mientras que  nosotros estamos en todo lo contrario, bajos rendimientos con viñas muy antiguas que no se pueden mecanizar y costes muy altos porque tenemos que hacer frente a un laboreo manual. 

No tenemos que estar donde están todos, sino en tiendas especializadas, en restaurantes que quieran cuidar a sus clientes ofreciendo vinos alternativos y en un público que busca productos frescos y diferentes. 

¿Cuál es su principal mercado?

Somos un vino incómodo para el canal de distribución, porque lo que quieren es vender algo que la gente conoce. Nuestro mercado fundamental es el público final e internet es una gran ventana.

Tenemos que apostar por el kilómetro cero, los palentinos y los burgaleses son los que más tienen que tirar de nuestros vinos. Fuera, Madrid, Cataluña y Andalucía, especialmente Málaga, son mercados muy buenos. A nivel internacional, países que tienen una tradición de consumo largo como Suiza, Francia, Alemania o Japón.

¿Cómo es el comportamiento de los vinos de Palencia?

Hay más bodegas, pero dos son las más representativas. En Valdesneros, el Cornitero Maceración Carbónica es un vino que en todos los sitios donde lo hemos llevado a nivel de prensa y catadores profesionales siempre ha quedado muy bien. Lo tenemos como un estandarte en las muestras especiales del Arlanza. Pagos de Negredo tiene vinos más de crianza y de guarda que están dando la cara dentro de una línea más clásica con mucho éxito.

¿Qué objetivos persiguen con esa Fiesta de la Vendimia de este domingo en Quintana del Puente?

Es una forma de llegar a nuestro público final y de promocionanos. Un día para desmitificar la terminología de los sumilleres y llegar a todo el mundo en una fiesta popular.

El maridaje Arlanza-Alimentos de Palencia es éxito seguro

Nuestro vino marida muy bien con los quesos del Cerrato y con todo el catálogo de Alimentos de Palencia de la Diputación. En Palencia hay elementos más que suficientes para tener una gastronomía de primer nivel, y los vinos de Arlanza lo acompaña con honores.

En esa labor de promoción juega un papel importante la Diputación 

Somos muy pequeños y nos tenemos que apoyar en instituciones como la Diputación, que nunca nos ha dado la espalda. Siempre está ahí en los momentos importantes y es muy sensible a nuestras dificultades y la forma de ver las cosas.