Valoran elevar pasos de cebra para proteger a los peatones

ALBERTO ABASCAL
-

El estudio se centra en la calle Jardines y la avenida de Ramón Carande. Desde enero se han producido 29 atropellos

Valoran elevar pasos de cebra para proteger a los peatones - Foto: Eva Garrido

Los atropellos a peatones se han convertido en una pesadilla no solo en la capital sino en el conjunto de la provincia. De hecho, de las últimas siete víctimas mortales registradas en materia de tráfico, seis lo han sido por atropellos de vehículos a peatones, la mayoría de ellos de edad avanzada. Sin ir más lejos, el jueves, un niño de 12 años  tuvo que ser evacuado al hospital Río Carrión herido a consecuencia de un atropello a la altura de la avenida Reyes Católicos.
Sin embargo, con independencia del color político que tenga el Consistorio a partir del próximo mandato, el actual equipo de Gobierno que preside Alfonso Polanco se ha puesto manos a la obra y ya ha mantenido contactos con responsables vecinales de aquellas zonas más problemáticas para adoptar soluciones y paliar este problema que se ha convertido en endémico.
Bajo este prisma, fuentes municipales confirmaron a Diario Palentino que el Ayuntamiento, bajo el asesoramiento de la Policía Local, colocará resaltos o pasos elevados para frenar la velocidad a la que circulan los vehículos por la avenida de Ramón Carande y por la calle Jardines, dos zonas de especial atención, y también para potenciar su visibilidad, sin descartar que esta medida se amplíe a otras zonas de la ciudad. 
Asimismo, el actual equipo de Gobierno anunció ya que colocarían radares portátiles en ambas calles citadas para mitigar el exceso de velocidad de los vehículos que circulan por ellas. Por otro lado, una patrulla camuflada, pero con agentes uniformados, también realiza una vigilancia dinámica con el propósito de sorprender mejor a los infractores cuando hablen por el móvil mientras circulan o cometen otro tipo de infracciones. Por lo demás, desde el Ayuntamiento se indica que la estadística, en cuanto al número de atropellos y víctimas, es muy similar si se comparan los datos de 2018 y lo que se lleva de 2019 pero, pese a todo, se ha creado una especie de alarma entre la población.
En lo que llevamos de año se han producido 29 atropellos, con un balance de tres fallecidos y seis heridos graves. 
Durante 2018 la Policía Local contabilizó 53 atropellos con un balance de un fallecido, 47 heridos leves y cinco heridos graves, según indicaron fuentes municipales.

Como ya se ha comentado, desde diciembre de 2018 hasta ayer seis personas han muerto en la capital y provincia como consecuencia de un atropello. La última víctima mortal se contabilizó el pasado 16 de mayo cuando un hombre de 69 falleció cuando tras ser alcanzado por un vehículo el 15 de mayo a la altura del número 1 de la calle Los Robles de la capital. La víctima murió en el complejo hospitalario al no poder superar las heridas sufridas a consecuencia del accidente. El autor del atropello se dio a la fuga tras el accidente, aunque fue detenido pocas horas después.  
Con anterioridad, otro hombre, de 84 años, falleció el 27 de abril en el Hospital Río Carrión después de sufrir un accidente el día 1 de abril, según confirmaron a Diario Palentino fuentes municipales. Se daba la circunstancia de que ese día el parte de sucesos de la Policía Local informaba de un atropello ocurrido sobre las 13,18 horas en la plaza de Muñoz Bernal, siendo la víctima trasladada al hospital Río Carrión.
Asimismo, un hombre de 86 años que fue atropellado junto a su esposa el 25 de marzo en la avenida de Ramón Carande, también falleció posteriormente en el complejo hospitalario al no superar las graves heridas sufridas. 
El sábado 23 de marzo, otro varón, de 40 años y vecino de Venta de Baños, fue atropellado en distintas ocasiones por varios tantos vehículos que nada pudieron hacer por esquivarlo. El accidente se produjo en el kilómetro 87 de la carretera N-620, en el término municipal de Villamuriel de Cerrato. 
La víctima caminaba por la carretera que conduce hacia el polígono venteño. Los conductores implicados en el suceso dieron negativo en los controles de alcoholemia.
La primera víctima mortal del año también fue una octogenaria, que falleció en el hospital horas después de ser arrollada el 15 de marzo por una furgoneta que daba marcha atrás al acceder al interior de un garaje ubicado en la avenida de La Aguilera de Villamuriel de Cerrato. La mujer fue trasladada al hospital Río Carrión herida de gravedad y acabó falleciendo al día siguiente. 
Por otro lado, el último fallecido del pasado año en accidente de tráfico se contabilizó el 8 de diciembre, cuando una mujer de 80 años resultó también atropellada en la avenida de Simón Nieto, a la altura del hospital Recoletas.