Viaje a las entrañas del pozo

Rubén Abad
-

El escritor y exminero leonés Juan Carlos Lorenzana presenta 'Relatos mineros'

Viaje a las entrañas del pozo

En una provincia que debe gran parte de su desarrollo industrial al carbón, el libro Relatos mineros, del leonés Juan Carlos Lorenzana, es un ejercicio de nostalgia para quienes se adentraban cada día a cientos de metros bajo tierra para arañar el mineral de las entrañas de sus montes. Una publicación que ayer se presentó en la sede de CCOO de la mano de la Fundación Jesús Pereda, en la que el autor ofrece una visión personal e íntima sobre la dureza del tajo.
Así lo reconocía el propio Lorenzana, quien aseguró que «con estos relatos se quiere abrir y mostrar». «Enseñar más allá de las cuencas mineras, cómo era nuestro trabajo, lo que sufrimos, lo que luchamos, lo que lloramos y lo que reímos», enfatizó.
Recuerdo especial tiene para la familia minera, esa en la que un minero nunca estaba solo ante las adversidades, pues encontraba el consuelo de todos, desde el guaje que entraba por vez primera en la bocamina hasta el picador más experimentado. «Juntos, y solo juntos, podíamos soportar el vivir en zonas inhóspitas, con un clima adverso, en un trabajo duro, durísimo, que nos ha hecho pagar mucha sangre», apunta.
Con estos Relatos mineros el gordonés hace una narración sincera y certera para desmentir «toda la infamia que de nosotros se ha dicho y se ha escrito», asegura el escritor y exminero berciano.
Hijo, nieto y bisnieto de mineros, se inició en la profesión a la temprana edad de 17 años, y al cumplir los 18 ingresó en la Hullera Vasco Leonesa, en el Grupo de Santa Lucía, donde pasó por las categorías de ayudante minero, ayudante barrenista, artillero y vigilante. También fue alcalde de La Pola de Gordón.