Vox, el partido sorpresa no quiere ser una moda pasajera

J.M.F (SPC)
-

Con el sabor agridulce por los resultados cosechados en las elecciones generales, la formación de Abascal no ha cambiado de discurso, incluyendo su defensa a ultranza de un Estado unitario, sin comunidades

Vox, el partido sorpresa no quiere ser una moda pasajera - Foto: David Hufra

Después de la pequeña gran decepción que supuso el resultado de las generales -24 escaños cuando esperaba más de 40-, Vox parece que ha recibido una cura de humildad, comenzando en su estrategia de comunicación. Yes que confiaron quizás en exceso en el voto joven y las redes sociales -factor clave en Andalucía junto al hartazgo del votante socialista-, cuando gran parte de sus posibles electores no es muy ducho en las nuevas tecnologías. Solo así se explica el cambio de rumbo e incluso de jefe de campaña, que ahora es Iván Espinosa de los Monteros, que trata mucho mejor a los periodistas y parece que han desaparecido las listas negras. El líder de la formación, Santiago Abascal, no ha variado un ápice su discurso, de hecho, insiste en su propuesta de un Estado unitario, en el que no caben comunidades autónomas. 
Habrá que ver ahora si el bloque, que niega una y otra vez que sea de extrema derecha -esa es la etiqueta que le ha colgado el presidente del PP, Pablo Casado, lo que ha provocado malestar en la Junta andaluza-, demuestra que no es una moda pasajera y es capaz de mantener los dos millones largos de papeletas que obtuvo hace tres semanas. Por de pronto, el CISque se publicó recientemente y fue realizado entre el 21 de marzo y el 23 de abril, auguró peores resultados en los comicios autonómicos y en las grandes ciudades de los que se dieron en los comicios legislativos. 
Según esta encuesta, Vox no será clave en la mayoría de los parlamentos regionales. Este sondeo solo garantizaba la presencia de esta fuerza en cuatro (Murcia, Madrid, Cantabria y Asturias) de los 12 territorios en los que se celebrarán elecciones. La comunidad mediterránea sería el gran bastión de los de Abascal, con el 9,9 por ciento de apoyos. No obstante, el resultado en las urnas fue mucho mejor:18,6.
El gran objetivo del partido es entrar en todas las Cámaras autonómicas y Ayuntamientos, y no limitarse a ser una fuerza residual. Puede que le ayude el hecho de que el PP haya optado por centrarse y dejar la pugna con Vox en la parte más derecha del espectro ideológico. 
Otro dato interesante que arrojaron los datos de las elecciones generales fue que a Vox no se le dieron bien las zonas rurales. De las 28 provincias que reparten cinco diputados o menos, el partido solo consiguió representación en dos: Ciudad Real y Valladolid. No obstante, hay que hacer una apreciación:la formación hace frente a estos comicios con nombres más locales en sus papeletas. Si en las generales muchos cabeza de lista pertenecían al entorno de Abascal y de la dirección nacional, en este caso, los líderes tienen mayor arraigo territorial. 
El programa para las locales pone el foco en la importancia del municipio en la organización del Estado y pasa por iniciar, promover e intensificar los procesos de fusión entre ayuntamientos y entes locales menores; una reducción de como mínimo un 20 por ciento del número de concejales; la recuperación por los municipios de competencia en materia urbanística; una bajada del número de asesores contratados por las administraciones locales; el fin de las subvenciones a las asociaciones y organizaciones de proselitismo ideológico; una bajada del IBI; o la supresión del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.
En cuanto al programa para los comicios europeos, destaca que se reformen las euroórdenes para que no se repita el «sangrante» caso de Puigdemont, llegando a pedir un castigo para Bélgica y Alemania por no haber extraditado su Justicia al expresident. 
Con el empuje de Abascal, que no ha perdido atractivo, así como el de Javier Ortega Smith -aspirante al Ayuntamiento de Madrid y muy carismático como se pudo ver en la pegada de carteles de las generales-, la mayor parte de las esperanzas de Vox se centran en Madrid, donde se encomienda a las matemáticas. Yes que hay encuestas -pocas- que ven posibilidades de que el Consistorio salga de la suma con PP y Cs.