Animación comunitaria contra el éxodo rural

DP
-

Un programa de actividades favorece la participación de los vecinos de los pueblos para evitar diferencias con el medio urbano

Animación comunitaria contra el éxodo rural

Palencia es una de tantas provincias que presentan una población rural dispersa y envejecida. Concretamente, hay 446 núcleos, de los que alrededor del 70% tiene menos de 100 habitantes.
De ahí que la Diputación cuente con un presupuesto de 541.297 euros para la programación de Animación Comunitaria en la provincia, que busca que los vecinos del medio rural cuenten con una mejor calidad de vida. Además, en su compromiso por conseguir que todos los palentinos dispongan de las mismas oportunidades, las actividades que diseña la institución están encaminadas a llegar progresivamente al mayor número de localidades, con independencia de su número de habitantes o localización geográfica.
El programa anual de Animación Comunitaria -que cuenta con financiación de la Junta a través del Acuerdo Marco para afrontar los costes de personal que desarrolla parte del programa de actividades- planifica diferentes actividades y talleres dirigidos a distintos colectivos como mayores, mujer, infancia y juventud, personas con discapacidad o cuidadores de personas dependientes, así como a toda la población en general.
Gracias a estos programas, las mujeres del medio rural aprenden a controlar situaciones de estrés y ansiedad y a conocer su propio cuerpo; mejoran su condición física general para la prevención de disfunciones relacionadas con el suelo pélvico o practican la meditación y el midfulnes con la intención de disfrutar del momento presente a través de la identificación de pensamientos, emociones y sentimientos que experimenten.
La oferta dirigida a personas mayores de 65 años está encaminada a fomentar el envejecimiento activo y saludable. «Cuánto más se desarrolle la persona en estas tres áreas más probable será que tenga una vida independiente. Con mayor autonomía, la persona podrá disponer de una mayor capacidad de decisión, una vida más participativa y una relación social y con el entorno mayor», explican desde la Diputación.
dependientes. Por otra parte, la atención a las personas dependientes o discapacitadas requiere conocimientos, actitudes y además pautas para que los cuidadores cuiden también de sí mismos. Por ello, además de la formación correspondiente para el cargo, el programa  organiza talleres para los cuidadores, a menudo no profesionales, relacionados con su autocuidado, con el objeto de procurar su bienestar físico y emocional.
También hay en marcha programas cuyos destinatarios son personas en situación de precariedad, tanto personal, como familiar y social, y con escasez de recursos económicos. Gracias a este programa, aprenden habilidades básicas para desenvolverse a lo largo de su vida diaria, como costura o cocina, reciben apoyo socioeducativo para sus hijos y desarrollan actividades relacionadas con el ocio y tiempo libre en el ámbito familiar y comunitario durante los fines de semana.
Por otro lado, las personas con deterioro cognitivo leve que residen en sus domicilios con autonomía funcional suficiente, acuden dos veces por semana a sesiones en las que se promociona su autonomía personal a través de actividades de estimulación motriz, sensorial o cognitiva. Disponen, además de un programa de ocio inclusivo, que desarrolla actividades de ocio, recreo, promoción de la salud y prevención de recaídas que favorecen su participación en la comunidad y las relaciones sociales. También hay actividades ocupacionales de carácter artístico, como el diseño de interiores, la artesanía o el arte floral o programas culturales como el de Palencia Tierra Nuestra, que versa sobre el pasado y presente de la provincia, y que se abren hacia un público más general para ayudar a asentar población.