scorecardresearch

La población de la Montaña crece por primera vez este siglo

Jesús Hoyos
-

Un estudio de la Fundación Santa María la Real pone el foco en las personas mayores de la comarca y en la necesidad de iniciativas que favorezcan el envejecimiento activo

La población de la Montaña crece por primera vez este siglo

El estudio demográfico realizado por la Fundación Santa María la Real (FSMR) refleja que la Montaña Palentina ha aumentado su población por primera vez en este siglo después de perder un 24% de habitantes tras la entrada del nuevo milenio.

En concreto, se han registrado 21 empadronamientos más, por lo que la comarca llega a los 20.698 habitantes. «Es curioso, se trata de un 0,1%. Es muy poco, pero son muchísimos años sin datos positivos y eso nos lleva a pensar en las necesidades que podemos tener y en cómo seguir potenciando la comarca», dijo ayer Marimar Espartero, directora del área de Atención Social de la FSMR durante la presentación del informe en el palacio de la Diputación. 

«El estudio pretende ser una reflexión, porque el envejecimiento es imparable y nuestros pueblos pierden población», añadió Espartero, quien incidió en que «hay un porcentaje importante de personas que viven solas. En torno al 8% en los mayores de 70 años», precisó. Ese segmento de la población se ha duplicado en lo que va de siglo y ya supone más del 10% de la población. 

«Si pueden vivir solos, es estupendo. Queremos procurar que las personas tengan el máximo de ayudas para que vivan en su casa y tengan profesionales al alcance, pero, sin gente joven, es imposible atenderles y eso que la mayoría quiere quedarse en casa», añadió. 

«Hay que apoyarlo con mucho más que solo la cultura de la familia tradicional de nuestro país, para que así este pequeño atisbo de esperanza se haga realidad más años», aseveró.

Por su parte, el director de la FSMR, Álvaro Retortillo, hizo referencia al «momento de oportunidad que ofrece la pandemia, en el que replantearse cómo vivimos».  Retortillo aseguró que, en su plan de recuperación, las personas están en el centro de todas las actuaciones. «El envejecimiento tradicionalmente se ha visto como algo negativo, pero hay que centrarse en los aspectos positivos de la longevidad y verlo como una oportunidad de crecimiento», dijo. 

La presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, se decantó por el envejecimiento activo como forma de atender a este segmento poblacional y combatir la soledad no deseada. Apostó asimismo por la mejora de infraestructuras para «frenar el tren de la despoblación».