Gestos señoriales

Alberto Moreno
-

El Becerril tuvo ante el Urraca tres detalles plagados de una exquisita deportividad. Objetivo, llenar La Balastera ante la Real Sociedad

Gestos señoriales - Foto: Á“scar Navarro

El Becerril se ha ganado la admiración de muchos por el hecho de ser el equipo que representa a una localidad con el menor número de habitantes jugando la Copa del Rey. Es un club que siempre ha caído simpático.
¿Por qué? se preguntarán muchos. Como respuesta, tres gestos señoriales que tuvo con motivo del enfrentamiento copero ante el Urraca. Primero, puso a los seguidores del club asturiano a la misma altura que sus socios. Es decir, les ofreció entradas a cinco euros, el mismo premio que a los abonados morados y cinco euros menos que al resto del público.
Segundo, pagó el 50% del recibo arbitral del Urraca. Ambos clubes tenían que repartirse ese dinero, pero la directiva morada entendió en un enorme gesto solidario que debía correr con el cien por cien del recibo ya que no tenía gastos de desplazamiento e iba a hacer una buena taquilla. Y el tercer gesto deportivo fue el de la afición, encarnado en los Chocheboys, que despidió a seguidores y jugadores asturianos al grito de ¡Urraca, Urraca!
El 17, 18 o 19 de diciembre, el CDBecerril jugará el histórico partido ante la Real. Dado que las posibilidades de eliminar a los donostiarras son ínfimas, el objetivo no debe ser otro que llenar La Balastera. Juega el Becerril, sí, pero lo hace todo el fútbol provincial.
Y para acabar un deseo, una petición: que el saque de honor lo haga Mariano Haro. Los homenajes en vida y más a una leyenda de Becerril de Campos,  Palencia y España.