Con la ilusión intacta

E.M.
-

Los candidatos alcanzan el ecuador de la campaña con la sensación de estar llegando al electorado, a pesar de que el cansancio comienza a hacer mella en los equipos. Aún queda una semana por delante para el desenlace final

Con la ilusión intacta - Foto: Sara Muniosguren

Ilusión, ganas y buenas sensaciones. Eso es lo que los candidatos a las municipales y los de las autonómicas en Palencia creen que han recogido a lo largo de esta campaña electoral, que ayer cruzó su ecuador y que afronta una semana decisiva. 
Los partidos salieron ayer desde primera hora de la mañana para continuar con su labor de presentar propuestas a la ciudadanía, tal y como se ha venido desarrollando en los primeros siete días, en los que la acción se ha centrado en mostrar cercanía al ciudadano y no en atacar al rival. Buenas palabras y promesas de cara a los próximos años, pero también rostros cantados, pues las elecciones generales celebradas el mes pasado parecen haber agotado al electorado y también a los candidatos, algo que ellos mismos reconocen.
La zona centro de la capital fue el lugar elegido para iniciar los actos de una intensa jornada, en la que la Plaza de Abastos y la plaza Mayor fueron los escenarios de encuentro con la ciudadanía. Los más madrugadores fueron los populares, que se acercaron al mercado, donde su candidato, Alfonso Polanco, destacó el hecho de que los palentinos «muestren su agradecimiento por los ochos años de trabajo que hemos desarrollado y por atender los retos y demandas de la ciudadanía». El candidato del PP reconoció la importancia de que los palentinos «reflexionen sobre su voto», al tiempo que destacó la importancia que tiene la labor de un Ayuntamiento para el futuro, pues «a pesar de que pueda haber inestabilidad política, sí hay estabilidad social dentro de Palencia».
Hasta la plaza de Abastos también se acercó el PSOE, cuya candidata a la Alcaldía, Miriam Andrés, tiene claro que «la gente tiene necesidad de que cambie la necesidad y eso se ve en que son proclives a escuchar nuestras propuestas». Andrés, que afronta con optimismo la recta final, insiste en que su compromiso se centra en «trasladar que queremos cambiar para gobernar con políticas novedosas en empleo, igualdad y en todos los aspectos sociales que impliquen beneficios para los palentinos». La socialista insitió en estar contenta con esta semana, pero «estaremos trabajando hasta el último momento».
Mario Simón, candidato al Ayuntamiento por Ciudadanos, destacó  que «la gente nos pide que de verdad cambiemos la ciudad, que promovamos un cambio de rumbo y de oportunidades laborales». «La gente mayor es muy sensible y es consciente de la situación que estamos viviendo, en especial por el hecho de que los jóvenes tengan que irse», insistió Simón. El candidato municipal de la formación naranja, que también aprovechó la mañana del sábado para acercarse al centro de la ciudad y colocó una carpa en la plaza Mayor, aseguró que «somos un partido modesto en cuanto a medios, pero fuerte en nuestras convicciones».
La calle Mayor fue el lugar elegido por Vox para llegar a los palentinos. Su candidata, Sonia Lalanda reconoció que «la proximidad de tantas elecciones tiene cansado al electorado, algo que se refleja en la calle pero espero no suceda en las urnas». Animó a ejercer este derecho, dado que «nos jugamos algo tan cercano como nuestra ciudad». «La gente está preocupada por la situación y quiere un cambio, un camino en el que se defienda la libertad», manifestó Lalanda.
Desde Ganemos Palencia, Sonia Ordónez, destacó la labor que en esta semana han estado realizando por los distintos barrios de la capital, en los que han recogido sensanciones muy positivas. «La gente tiene ganas de un cambio y creo que habrá un aumento de participación en las urnas», aseguró la candidata a la alcaldía.
Por su parte, Francisco Salcedo, candidatos de Podemos a la Alcaldía, manifestó que «ahora es cuando empieza la cuenta atrás para algo importante y creemos que nuestras propuestas a nivel municipal están siendo aceptadas, además de muy necesarias. La gente quiere otra cosa», apuntó.