Murcia se endeudará para salvar el mar Menor

EFE
-

El presidente murciano reconoce que la situación es "dramática" y la evolución de la laguna salada, "preocupante", por lo que "hay una probabilidad elevada de que se repita un episodio similar" en San Javier

El Gobierno murciano inicia hoy los trámites para aprobar una nueva ley de protección integral del mar Menor y pedirá al Ministerio de Hacienda poder endeudarse sin que compute en su déficit público para poner en marcha las medidas contempladas en el plan de eliminación de los vertidos a esa laguna.
Así lo decidió anoche un Consejo de Gobierno reunido de urgencia para abordar posibles soluciones a la crisis ambiental, con toneladas de peces muertos en las playas de San Pedro del Pinatar por falta de oxígeno.
El presidente murciano, Fernando López Miras, que compareció ante los medios con más de una hora de retraso sobre la prevista, ha reconocido que la situación es "dramática" y la evolución de la laguna salada, "preocupante", por lo que "hay una probabilidad elevada de que esta noche o mañana se repita un episodio similar" en San Javier.
No obstante, "no está todo perdido, hay solución", por lo que el Gobierno regional evitará a partir de ahora toda confrontación con el central, comenzando por la aplicación del denominado Plan de Vertido Cero, que hasta el momento había generado desavenencias sobre qué parte de la financiación y de las 26 medidas previstas debía asumir cada administración.
Para evitarlo, hoy se pedirá autorización a Hacienda para endeudarse y se iniciará la elaboración del decreto-ley de Protección Integral del Mar Menor que pueda entrar en vigor antes del 1 de enero de 2020, dado que su tramitación parlamentaria será más ágil.
Se solicitará al Gobierno de España la declaración del mar Menor como "zona de actuación especial" para que el Consejo de Ministros pueda aprobar un decreto de medidas urgentes para actuar en ella.
A Capitanía Marítima se le requerirá la eliminación inmediata de todos los fondeos ilegales y a la Confederación Hidrográfica del Segura, que bombee el agua de la rambla del Albujón para evitar más vertidos de la que es dulce y tiene altos niveles de nitratos.
López Miras ha repetido en numerosas ocasiones que esa medida es la más importante, puesto que reducir el nivel freático del acuífero de época cuaternaria es fundamental para evitar esos aportes de agua dulce.
Se pedirá a la Demarcación de Costas del Estado que realice un estudio sobre si la limpieza de fangos y lodos tendría un impacto positivo en la recuperación de la laguna y al Ministerio para la Transición Ecológica, otro sobre el posible efecto positivo de recuperar el calado.
Se creará una comisión de seguimiento de todas estas iniciativas que se reunirá semanalmente para analizar la evolución del mar Menor y las actuaciones ejecutadas e informar de ello a los medios de comunicación.
Sobre las posibles responsabilidades políticas de este episodio, López Miras ha sido tajante al señalar que "nadie que dependa" de su firma "para su cese es responsable de la situación", por lo que no los habrá. Aunque ha reconocido que la laguna tiene un problema de fondo que arrastra desde hace años, ha insistido en que la mortandad de peces "es exclusivamente consecuencia de los 60 hectómetros cúbicos de agua dulce" que entraron en la gota fría del pasado septiembre.