¡Un brindis por el príncipe!

DP
-

Un puñal con lengüeta y dos puntas de tipo Palmela del Museo de Palencia pueden verse en el Arqueológico Regional de Alcalá en una muestra sobre la cultura campaniforme

¡Un brindis por el príncipe!

El Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, en Alcalá de Henares, presenta la exposición ¡Un brindis por el príncipe!. El vaso campaniforme en el interior de la Península Ibérica (2500- 2000 a. C.), que puede visitarse hasta el 29 de septiembre. Comisariada por Germán Delibes, catedrático de la Universidad de Valladolid, y Elisa Guerra, profesora titular de esa misma, la muestra pretende arrojar luz sobre un fenómeno apasionante que recorrió una Europa que despertaba a la edad de los metales y que unió, en una especie de primera manifestación de una cultura europea, a las élites de lugares muy distantes.
 La exposición dedicada a la cultura campaniforme, lejos de mostrar una foto fija de pueblos distintos con diferentes idiosincrasias, permite descubrir un continente en ebullición, con ricos contactos comerciales y sociales, pero, sobre todo, caracterizado por la implantación de una cultura común entre las élites de lugares tan alejados como Andalucía y Escocia, según explican desde el Museo. «Estamos, por tanto, con sus peculiaridades, ante una primera koiné de distintos pueblos europeos plasmada en un ritual asociado al enterramiento de miembros prestigiosos de una comunidad y que tiene como representante material al famoso vaso campaniforme», subrayan.
 Se exponen más de 400 objetos de 22 prestadores, entre ellos, el Museo de Palencia. De este se pueden ver un puñal con lengüeta para su enmangue y dos puntas de jabalina tipo Palmela -de cobre-. Estas piezas, según la información del  Arqueológico palentino, formaban parte del ajuar funerario de la tumba individual de un personaje perteneciente a la élite social de una comunidad palentina de principios del segundo milenio a.C. Fueron halladas en el paraje El Vado, en Celada de Roblecedo, en la  Montaña Palentina, y está en relación con los inicios y desarrollo de la metalurgia del  cobre en la región. En el ajuar funerario de esta inhumación no se encontraron las clásicas cerámicas de tipo campaniforme que suelen acompañarlas en otras tumbas similares. Ello podría deberse a las circunstancias del descubrimiento, explosión con dinamita, o por la rareza de su presencia en las zonas con fuerte influencia atlántica del noroeste peninsular.
Por último, cabe señalar que la exposición es el punto de partida de toda una serie de iniciativas, entre ellas la publicación de dos libros que pretenden ser referentes de la investigación en la materia al reunir a los mayores expertos de toda Europa, entre ellos el palentino Javier Abarquero.