Saint Laurent imagina una mujer sin complejos para el invierno

EFE
-

Saint Laurent imagina una mujer sin complejos para el invierno

Entre imponentes acantilados, glaciares y una naturaleza indómita, Saint Laurent presentó este miércoles para el invierno 2021 una colección vibrante y colorida, que sacude los códigos burgueses de la 'maison' e introduce a una mujer moderna y sin complejos.

Su desfile fue virtual debido a la pandemia y, tal y como había anunciado la casa de moda en abril del año pasado, tuvo lugar de nuevo fuera del calendario parisino.

El catálogo del diseñador belga Anthony Vaccarello, según dijo la firma en un comunicado, dejó lugar "a lo etéreo".

"Las cosas serias te empujan a tomarte otras cosas menos en serio. Encontrar el equilibrio mientras estás al límite es una actitud sofisticada", dijo el director artístico, que asumió el cargo en 2016 procedente de Versus Versace.

La casa no desveló a propósito el lugar de rodaje del filme, pero la grandiosidad de ese paisaje contribuyó a subrayar la ligereza de las piezas: trajes muy cortos en tweed de estilo sesentero, bodies metalizados en dorado, plata o rosa y de amplio escote o tops que dejaban al descubierto el vientre.

 

 

La colección fue una apuesta por el color, con chaquetas verdes rematadas con puños rojizos o minifaldas azules, que contrastó con la sobriedad de otros conjuntos en blanco y negro, acompañados de llamativos collares, abultados pendientes o finos cinturones brillantes.

El conjunto, según la propia marca, difumina los límites entre "lo cursi y lo lujoso", le da la vuelta a las concepciones previas y da protagonismo a lo superfluo haciendo que sea algo "necesario para revivir el pasado".

Vaccarello detalló a medios especializados como la revista Vogue que ha mezclado "las formas de los sesenta con los colores de los ochenta".

"Quiero que Saint Laurent sea más ligero y juguetón, pero... no se trata solo de salir de bares y a fiestas. No puede ser que cuando vaya mal la vida estemos todos de negro y en pijama", añadió sobre esa explosión de colores, rematados con largas botas de tacón.

El diseñador dice haber tomado como referencia a la cantante y compositora de electroclash canadiense Peaches, musa de los noventa que no era una "belleza clásica", y aboga por una moda que no se tome demasiado en serio a sí misma.

Vaccarello fue fiel al estilo sensual y arriesgado con el que desembarcó en Saint Laurent hace cinco años, y completó la elegancia de sus trajes de chaqueta con detalles más arriesgados, como grandes lazos o pronunciados escotes.