Solo 25 empresas piden las ayudas a la internacionalización

David Alonso
-

La línea de apoyo a la expansión internacional puesta en marcha por elEjecutivo regional en 2016 ha movilizado 578.800 euros en acciones de implantación y 267.000 de ayudas

Movimiento de contenedores en el Puerto Seco de Villafría (Burgos). / - Foto: Tomas Alonso

Veinticinco empresas de Castilla y León se han acogido desde 2016 a la línea de apoyo a la implantación de sociedades de Castilla y León en los mercados exteriores, para lo que se han destinado casi 850.000 euros. O lo que es lo mismo, solo 25 firmas de la Comunidad se interesaron por las subvenciones autonómicas para implantarse productiva o comercialmente en países extranjeros, una escasa cifra que refleja el poco tirón que ha tenido entre las empresas de la Comunidad este programa incluido dentro del IV Plan de Internacionalización Empresarial de Castilla y León 2016-2020, puesto en marcha por el anterior Gobierno, y que encara su último año de vigencia con unos números muy pobres en lo que respecta a esta línea. Según las cifras que maneja el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), y a las que ha tenido acceso este periódico, los fondos movilizados por la Consejería de Economía y Hacienda durante los últimos tres años han sido de 578.804,36 euros en acciones de implantación en el exterior, y otros 267.516,91 euros en ayudas. 
Ests presupuesto, en ningún caso, ha servido para deslocalizar empresas o unidades de producción, sino más bien para que aquellas sociedades de la Comunidad, pocas en este caso, quisieran emprender una aventura en el extranjero contasen con una ayuda por parte de la Administración regional, tal y como sostienen desde la Consejería de Economía y Hacienda. 
«Las empresas que se quieren implantar en el exterior no son muchas debido a que supone un grado avanzado en la internacionalización», aseguran desde el departamento que dirige CarlosFernández Carriedo, que reconocen que «generalmente son empresas que ya tienen una experiencia exportadora en un mercado y deciden dar un paso más estableciéndose allí». Además, sostienen que «el apoyo que se ha prestado siempre ha sido en la fase de preinversión, con el objetivo de que amplíen sus negocios en el exterior fijando en origen»
Por su parte, la patronal regional Cecale achaca el limitado número de solicitudes «al desconocimiento de los empresarios de estas ayudas y a problemas de burocracia», tal y como explica el secretario general en funciones de Cecale, David EstebanMiguel, que lamenta que «estamos viendo como para participar en misiones comerciales o ferias dentro de estas ayudas, están exigiendo muchos documentos». Al respecto, el dirigente de la patronal asegura que «el exceso de burocracia apaga el interés empresarial y comercial», e insta a que «se debería apostar más por ayudar a las pequeñas y medianas empresas a elaborar planes de internacionalización y exportación a largo plazo». «Esta línea puede ser ideal para comenzar, pero empresas que buscan algo más que un primer contacto, se queda corto y cubre las necesidades de pocas gente», reconocen desde Cecale.
Mientras, el comercio exterior de la Comunidad sigue sumido en medio de un mar de incertidumbres, con la amenaza del Brexit latente, a la espera de ver en que desemboca el acuerdo entre el Gobierno británico y la Unión Europea, y pendientes del impacto de los aranceles impuestos por la administración Trump. 
Información

Junto con esta línea de subvenciones, desde del área de información y de la red exterior de ICE, también ofrecieron su ayuda a las empresas en sus procesos de implantación a través de un asesoramiento personalizado. En esta caso, elInstituto para la Competitivdad Empresarial recibió un total de 16 consultas relacionadas con temas de implantación en países como Francia, Portugal, Croacia, Perú, Colombia, Brasil, Chile, México, Estados Unidos, Israel o Emiratos Árabes.