El Govern ve al independentismo reforzado tras el 26-M

Efe
-

El Consejo Ejecutivo de la Generalitat valora positivamente los últimos resultados electorales porque avalan la senda secesionista y piden que el futuro alcalde de Barcelona sea soberanista

La consellera y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha asegurado hoy que los resultados del 26-M no afectan a la estabilidad del ejecutivo sino que avalan su composición y la senda independentista, al tiempo que ha apostado por "un alcalde o alcaldesa soberanista" en Barcelona.
El gobierno que comparten JxCat y ERC y que está presidido por Quim Torra ha valorado, en el Consejo Ejecutivo, los resultados de las elecciones municipales y europeas del pasado domingo.
En las europeas se impuso en Cataluña el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (JxCat), mientras que en las municipales ERC desbancó a su socio de Govern y fue la fuerza más votada en todo el territorio catalán, ganando también la alcaldía de Barcelona por primera vez desde la restauración de la democracia.

El Govern ve al independentismo reforzado tras el 26-M
El Govern ve al independentismo reforzado tras el 26-M - Foto: David Zorrakino Europa Press
En la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, la consellera de Presidencia y portavoz ha expresado "satisfacción" por los resultados en su conjunto, al entender que arrojan que el "soberanismo tiene un apoyo mayoritario", lo que "avala la posición de este gobierno".
"Las formaciones políticas ganadoras y las que tienen la máxima representación territorial en Cataluña son las que forman parte de este gobierno" así que "las urnas avalan su composición", ha zanjado Budó, dirigente de JxCat.
Ante la incógnita de si el ganador en Barcelona, Ernest Maragall (ERC), pactará con la alcaldesa saliente, Ada Colau, en lugar de con JxCat, la consellera ha subrayado que los resultados electorales y tampoco las "disputas" previas entre los socios del gobierno catalán durante la campaña "no afectan a la estabilidad del Govern", que está "comprometido en seguir gobernando".
En este contexto, ha anunciado que el próximo 4 de junio comparecerá en rueda de prensa Torra para valorar el primer año de su gobierno.
En un momento en el que JxCat, por boca de la concejala electa Elsa Artadi, presiona a Maragall para que pacte con ellos y no con Ada Colau, Budó ha evitado hablar de preferencias de acuerdos en la capital y ha dejado el abanico abierto.
"El Govern prefiere que Barcelona pueda ejercer de capital de este país y esto pasa porque esté gobernada por un alcalde o alcaldesa soberanista", se ha limitado a decir, sin clarificar a quién se refería.
Budó tampoco ha querido valorar el batacazo de su formación en Barcelona, donde ha obtenido solo cinco concejales, ni los resultados de Esquerra, ganadora en la capital catalana con 10 representantes.

Un revés judicial con doble lectura

Por otro lado, el Govern ha encajado la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de rechazar la demanda presentada por la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y otros 74 diputados contra la anulación de un pleno de octubre de 2017 en el que se iba a declarar la independencia de Cataluña.
La consellera ha dicho que el Govern "acepta" ese revés pero a la vez ha reclamado al "unionismo" que "respete" futuras decisiones del mismo tribunal que ha augurado que pueden ser "favorables" al soberanismo.
Por otra parte, Budó también se ha referido al hecho de que la Fiscalía mantendrá previsiblemente su acusación por rebelión contra los líderes independentistas del procés que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo.
"No nos extraña", ha replicado la consellera, que ha señalado que desde el principio el Govern tuvo "muy claro que era un juicio farsa", en el que "la Fiscalía no ha querido ni escuchar" los argumentos que desencajaban con la acusación de rebelión.