Vivir en Red Natura 2000, Vivir con Osos

DP
-
Vivir en Red Natura 2000, Vivir con Osos

Los participantes en el taller organizada ayer por la FOP y la Fundación Patrimonio Natural en la Casa del Parque de Cervera coincidieron en la necesidad de regular el turismo de observación en la Montaña Palentina

¿Qué aporta la Red Natura 2000 y el oso al sector turístico de la Montaña Palentina? Responder a esta pregunta fue el objetivo del taller que acogió ayer la Casa del Parque de Cervera. Un evento en el que medio centenar de empresarios de la comarca tuvieron la oportunidad de conocer los beneficios de pertenecer a la red de espacios protegidos de la Unión Europea y de contar con la presencia en el territorio de esta especie en peligro de extinción de la que se estiman cincuenta ejemplares entre las provincias de Palencia y León y las comunidades de Asturias y Cantabria.
Y es que, a pesar de la importancia de la Red Natura 2000, solo dos de cada diez habitantes de la Montaña Palentina conocen su significado, según revela una encuesta realizada al inicio del proyecto LIFE Vivir en Red Natura 2000, Vivir con Osos, coordinado por la Fundación Oso Pardo en colaboración con la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León. La iniciativa, además, cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y del Organismo Autónomo Parques Nacionales del Ministerio para la Transición Ecológica.
Con respecto a la propuesta de ayer, incluyó tres apartados. En el primero, Pablo Zuazua, jefe de sección de Espacios Naturales del Servicio Territorial de la Junta de Castilla y León en Palencia, subrayó el hecho de que la Red Natura "derive de la existencia de unos valores excepcionales que los empresarios pueden aprovechar como un activo para su negocio".
En la misma línea, María Párraga, técnico de la FOP, dio a conocer el nuevo Sistema de Reconocimiento de la Sostenibilidad Turística en la Red Natura 2000, promovido por el Ministerio de Transición Ecológica. Una heramienta que pretende diferenciar y promocionar a las empresas de turismo de naturaleza sostenible que estén comprometidas con la conservación de los espacios.
buenas prácticas. Por último, el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, incidió en la necesidad de abordar los nuevos retos que plantea el aumento de la población osera en la Cordillera Cantábrica, entre ellos una regulación adecuada del turismo de observación de osos. Palomero pidió a los empresarios que sean "aliados en la conservación del oso pardo" y "transmisores de buenas prácticas".
Los empresarios, entre los que hubo hosteleros, guías y empresas de turismo activo, pudieron plantear sus dudas en un debate que fue muy participativo y en el que coincidieron en la necesidad de regular la actividad para evitar casos de malas prácticas.