La Junta califica de "temeridad" la vuelta a trabajo ya

ICAL
-

La consejera de Sanidad asegura que es "una desescalada, se mire como se mire" y que es "precipitada" dado el avance de la enfermedad

Casado descarta el uso generalizado de mascarillas

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha insistido este viernes en que la vuelta al trabajo el próximo lunes de unas 200.000 personas en la Comunidad supone “una temeridad” porque aseveró que “no estamos preparados” para un posible “repunte” de casos. A su juicio, la incorporación de trabajadores a sus puestos de trabajo supone “una desescalada, se mire como se mire” y recalcó su preocupación por que esto pueda suponer un cambio de tendencia en la evolución de la enfermedad en Castilla y León. 

Así se traslado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la celebración del Consejo Interterritorial celebrado con la presencia del resto de comunidades, muchas de las cuales compartieron la inquietud y la postura de Castilla y León. “Creemos que es muy pronto para la reincorporación al trabajo de determinados sectores”, apostilló Casado durante su intervención telemática en este Viernes Santo para informar sobre la evolución de la pandemia en Castilla y León. 

“No estamos en una estabilización de la situación como para hacer una incorporación” que a juicio de la consejera se esta produciendo de manera “precipitada” con unos 200.000 trabajadores llegando nuevamente a sus puestos de trabajo a partir del próximo lunes, con la movilidad y el contacto que eso supone.