La igualdad de oportunidades, en riesgo

A. Abascal
-

Armisén considera que el desequilibrio demográfico es una amenaza y cree que «es la asignatura pendiente» después de cuatro décadas de democracia · Subraya que las instituciones «están preparadas» para tomar las medidas oportunas

La igualdad de oportunidades, en riesgo - Foto: Sara Muniosguren

La presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén,  aseguró ayer en su discurso con motivo de la celebración del XXXV Día de la Provincia, que se desarrolló en el centro cultural provincial, que pese a que «no es ningún secreto» que  el reto demográfico es una de sus grandes preocupaciones como responsable de la institución provincial, «nos preocupa en especial cuando el desequilibrio demográfico puede amenazar la igualdad de oportunidades y el disfrute de libertades y derechos básicos que reconoce el Título I de la Constitución».
«El desequilibrio demográfico de España acaso puede ser la gran asignatura pendiente en estas cuatro décadas de democracia, sin olvidar la falta de una normal convivencia entre las diversas autonomías de España, sin nacionalismos, sin recelos, sin exclusiones. Ya no es tiempo del espejo retrovisor, sino del acelerador que afronte un reto que va más allá de la pérdida de población y del envejecimiento de la pirámide demográfica que sufren algunos territorios; entre ellos, buena parte de nuestra provincia», recalcó Armisén.
La presidenta de la Diputación recordó que tras el acuerdo para que el Gobierno de España impulsase una estrategia nacional frente al reto demográfico, compromiso que adoptó la sexta y última Conferencia de presidentes autonómicos en enero de 2017 bajo el mandato de Mariano Rajoy, «el actual Gobierno ha trazado ya unas líneas maestras. Son ochenta medidas referidas a los jóvenes, las mujeres, y la atención a la población rural, los emprendedores, el turismo, la implantación de la Administración en el territorio y la actividad económica». No obstante, matizó que el país vive «tiempos de incertidumbre, sin un Ejecutivo estable con un respaldo amplio del Legislativo, capaz así de impulsar medidas concretas, cambios normativos y consignaciones presupuestarias para ese desafío demográfico». 
«Las administraciones autonómica y local estamos ávidas de que funcionen ya los resortes para desplegar ese amplio catálogo de medidas, medidas dotadas de base legal, técnica y económica para afrontar el reto demográfico; medidas que, como en otros campos, vienen demorándose por esa ausencia de un Gobierno estable en España», añadió.
Para la cabeza visible de la Diputación, se debe procurar que no haya categorías de ciudadanía en cuanto a derechos y servicios básicos, «de modo que no existan españoles de primera y de segunda». «Ese principio, que va más allá de siglas políticas para ser una cuestión de justicia y equidad, guía toda nuestra acción en la Diputación de Palencia», subrayó Armisén, quien añadió que  «sabemos que para tal fin contamos con el trabajo, codo con codo, de los ciento noventa y un ayuntamientos de la provincia».
 
DATOS Y CIFRAS. Llegados a este punto, la presidenta de la Diputación pasó a enumerar varios datos y cifras estadísticas y económicas respecto a la provincia de Palencia. En este sentido, Palencia es en Castilla y León la que más ha reducido el desempleo el último año (-13%). «Son casi diez puntos más de bajada que en España (-3,8%) y cerca del doble que la media regional (-7%). Y no es por una reducción de activos, sino creando empleos, puestos de trabajo. Hoy nuestra provincia tiene 6.000 personas más con empleo que al empezar 2015, cuando el mercado laboral palentino tocó fondo por la crisis», pormenorizó Armisén.
Abundó en que en poco más de cuatro años, la provincia ha reducido a la mitad su tasa de paro. Ha pasado de superar el 25% (1er trimestre de 2015)  -es decir, carecía de empleo una de cada cuatro personas en edad de trabajar- al 12,4% en la última Encuesta de Población Activa. «Ahora son uno de cada ocho palentinos activos, 8.800 personas, según la EPA. Todavía son muchos: 4.400 mujeres y 4.400 hombres», reiteró, a lo que añadió que «por eso debemos seguir con esta labor colectiva, yendo de la mano administración pública e iniciativa privada. Más aún, tras confirmarse ya un enfriamiento en la economía española, que repercute en la creación neta de puestos de trabajo. Es tiempo, en definitiva, para presumir de provincia, de pueblos y corporaciones locales».
La presidenta de la Diputación finalizó su discurso institucional recordando que se celebran cuatro décadas de ayuntamientos de la democracia. Bajo este prisma, quiso ofrecer su gratitud personal y su reconocimiento institucional a todos los que durante estos cuarenta años han sido alcaldes y concejales de su pueblo o presidentes o integrantes de juntas vecinales.
«Ellos han mantenido viva esta provincia y encuentran en vosotros savia nueva para proseguir la tarea. El noble ejercicio de la política, entendida como servicio público, se percibe cada día, cada noche, cada hora, en nuestros pueblos, en nuestro medio rural. Y por eso la Diputación, esa institución cuyo papel cuestiona alguno,  seguirá por eso apoyando a los pequeños municipios y a sus regidores y corporaciones», subrayó Armisén.
Terminó su alocución con una llamada a todos para que se impliquen en la vida municipal. «Más allá de siglas y cortoplacismos. No sobra nadie, todas las manos y las mentes han sido, son y serán útiles para mantener el pulso vital de la provincia», dijo.