Todo por ensalzar al patrono

Noelia Tadeo
-

Los vecinos esperaron con ilusión la misa cantada en honor al santo y el desfile de carrozas celebrado por la tarde

Todo por ensalzar al patrono

Desde las ocho de la mañana de ayer la música de la charanga en las dianas y pasacalles inundó las calles de Osorno la Mayor para continuar con la fiesta un día más. Sin embargo, a mediodía, tanto la música como la fiesta dejaron paso a la solemnidad y a la devoción para acudir, con las mejores galas, a la misa en honor al patrono del municipio, San Miguel de los Santos.
Las autoridades y los caballeros presidieron el acto celebrado por el párroco local, José Luis Quijano. Además, la eucaristía fue cantada por el Coro Parroquial y Rondalla de Osorno, lo que convirtió la misa en un acto extraordinario y, sobre todo, más ameno de lo que los vecinos están acostumbrados a vivir en sus eucaristías habituales. 
Sin embargo, el acto religioso no fue la única actividad importante del día. Sobre la una menos cuarto, la plaza Mayor se convirtió por unos instantes en una pequeña Pamplona. Los trajes blancos y los pañuelos rojos aparecieron por allí para realizar unos encierros muy especiales, donde el agua se convertiría en el principal protagonista. 
Las carreras por la plaza llamaron la atención de grandes y pequeños, ya que todos disfrutaron por igual de los encierros ecológicos y no les importó acabar con sus ropas empapadas y fatigados por la actividad realizado a consecuencia del juego. 
Mientras, el mejor pop rock nacional e internacional resonó en la carpa, ubicada en la misma plaza, gracias a la actuación del grupo palentino La Otra Banda. 
juego de máscaras. Por la tarde fue el turno de uno de los actos más esperados por los osornenses durante los días de fiesta, el desfile de carrozas y de disfraces. 
Durante mucho tiempo, los peñistas y los vecinos de todas las edades han preparado los disfraces que lucieron ayer con orgullo, así como las carrozas que desfilaron con alegría por las principales calles de la localidad.
Todos se involucran en la creación de los trajes para conseguir ser los mejores, al mismo tiempo que dieron vueltas a la cabeza para lograr crear una carroza inigualable y original. Es difícil no repetir vestimenta entre todos los participantes, pero en Osorno lo consiguen.
Con el trabajo de sus manos principalmente y con el uso de todo tipo de materiales son capaces de realizar creaciones espectaculares, como las macetas de flores que se pudieron ver gracias a una peña de chicas. 
Durante la tarde, las calles se llenaron de color y de ritmo, con las actuaciones de la charanga y de la batucada que animaron a todos los públicos a continuar con la diversión y la juerga. 
Por último, los fuegos artificiales y la verbena pusieron el toque final a los actos celebrados el domingo.