Urgen renovar el catálogo de los puestos de trabajo del Ayto

Carlos H. Sanz
-

Ganemos Palencia opina que el Ayuntamiento «es un motor que se gripa por los problemas de personal», y para dar solución a esta situación propone, de la mano de la junta de personal y del comité de empresa del Consistorio, una serie de soluciones.

Urgen renovar el catálogo de los puestos de trabajo del Ayto

Ganemos Palencia opina que el Ayuntamiento «es un motor que se gripa por los problemas de personal», y para dar solución a esta situación propone, de la mano de la junta de personal y del comité de empresa del Consistorio, una serie de soluciones. La primera de estas medidas es una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) «acorde a las necesidades y actualizada». Cabe recordar que el Ayuntamiento  encargó un informe a una empresa privada -20.000 euros costó-, «que no se ha teniendo en cuenta».
Y es que, según denuncian Ganemos y los representantes de los empleados públicos, «los funcionarios están bajo mínimos en Contratación, Personal e Intervención»; y que el personal administrativo del Ayuntamiento «está en cuadro, habiendo 16 auxiliares y 60 administrativos». «Muchos de los auxiliares realizan tareas administrativas y no se reconoce la carrera profesional de este personal», critican.
A esto hay que sumar que el Ayuntamiento «no ha pagado los importes del plan de pensiones», o que desde 2008 los complementos personales están congelados y se deben complementos y trienios.
policía y bomberos. Sobre la plantilla de Policía Local, Ganemos y los representantes de los empleados públicos recuerdan que «es la mitad del que debería» y que las plazas vacantes por jubilaciones «no se convocan». Reclaman, por ejemplo, que se reconozcan los sábados como días no laborables siguiendo la legislación vigente. Repecto a bomberos, recalcan que «están a la espera de cobrar las numerosísimas horas extra que se les deben». 
Por último, señalan que se aprobaron 20.000 euros para formación que no se han gastado, y que el presupuesto en prevención de riesgos laborales se limitó a cambiar las ventanas del edificio de Canónigas.