scorecardresearch

«La buena noticia es que no ha afectado al hueso»

David Correia
-

Abel Pascual, lesionado el pasado domingo, causará baja en el Palencia Cristo Atlético las próximas jornadas

«La buena noticia es que no ha afectado al hueso» - Foto: Óscar Navarro

Abel Pascual sufría un esguince de tobillo el domingo, en el partido que disputaban los de Gala frente a la SD Compostela.

«Es una acción en la que descargo a banda y subo a rematar, con la mala suerte de que me trastabillo con un jugador rival y me doblo el tobillo. En ese momento ya supe que tenía que parar y pedir el cambio, porque no podía seguir. Tengo un esguince de segundo grado y, aunque los médicos me han dicho que la buena noticia es que no es nada óseo, estoy casi seguro de que voy a tener que estar casi tres semanas de baja. Ahora ya estoy pensando en recuperarme bien y llegar en las mismas condiciones físicas en las que estaba. Animaré a mis compañeros desde la grada como lo hago desde el campo», comenta el capitán palentino.

Esto supone que Abel tendrá que estar alejado del grupo unos días. «Los médicos me dijeron que el lunes y el martes reposase el tobillo lo máximo posible, para posteriormente empezar el trabajo con el fisio y, observando la evolución, iremos viendo qué hacer. En principio, la semana que viene queremos empezar con la movilidad del tobillo y, en semana y media, espero poder comenzar a hacer algunos ejercicios físicos en el campo», asegura el defensa morado.

La lesión no fue la única nota negativa del partido para el Palencia Cristo, que perdía su primer partido de liga, a pesar del buen juego desplegado por los palentinos durante, sobre todo, la primera mitad.

«A pesar del resultado, que fue injusto y más viendo la diferencia que refleja el marcador, hicimos un buen partido y dimos la cara en todo momento. Pero esto es fútbol y gana el que la mete. Nosotros no supimos aprovechar las oportunidades que tuvimos y ellos sí lo hicieron. Ahora toca aprender y seguir trabajando», explica Abel.

DIFERENCIA. Además, tras las dos primeras jornadas de liga disputadas, el central afirma que encuentra una gran diferencia respecto a la Tercera División. «La Segunda RFEF está un escalón por encima de la Tercera. Se nota, sobre todo, en el ritmo de juego, en la intensidad, en los duelos individuales, en la calidad de los equipos arriba, y en la veteranía en defensa. Va a ser una liga igualada, y, aunque sobre el papel hay dos o tres equipos favoritos, no les va a ser fácil superar a los demás», afirma el capitán.

Además, también destaca que es distinto el jugar en casa que el hacerlo fuera. «Está claro que ser locales es un plus, no sólo a nivel anímico, sino también táctico, gracias al conocimiento de las dimensiones y las características del terreno de juego. En casa nos sentimos más cómodos, pero la parte buena de jugar fuera es que vamos a conocer estadios muy bonitos para jugar, como el del Compostela o el del Pontevedra. Eso también supone una motivación importante para nosotros», sentencia Abel.

De esta forma, el zaguero ya se ha puesto manos a la obra con la recuperación, que se antoja de vital importancia para los intereses del Palencia Cristo, dada la jerarquía y la calidad del central en el terreno de juego.