Más luces que sombras

Agencias
-

Rafa Nadal, el baloncesto y la hazaña de las 'Guerreras', protagonistas del deporte español en 2019

Más luces que sombras

El 2019 se ha marchado ya dejando, eso sí, un ramillete de momentos irrepetibles para el deporte español y con un protagonista por encima del resto: Rafa Nadal y sus dos victorias en Roland Garros y el Abierto de los Estados Unidos, dos imponentes triunfos que lo han colocado con 19 Grand Slams y a tan solo uno del histórico récord de Roger Federer.
Después de pasar por un momento mental durísimo que a punto estuvo de dejarlo sin competir en la temporada de tierra batida, la leyenda de Manacor supo rehacerse y volver a encontrar el camino correcto hasta el éxito y las victorias, dos palabras que tiene en propiedad desde hace ya tres lustros. Además, la grandiosa campaña de Rafa guardó una bala en la recámara, la de la Copa Davis. Con un formato nuevo y en España, el balear logró ocho victorias en cinco días para liderar a una ‘Armada’ que se cobijó, más que nunca, en la espalda de su líder deportivo y espiritual. Para la consecución de la sexta ‘Ensaladera’ de la Historia también hizo falta ver llorar a un Roberto Bautista a quien el destinó le preparó su capa de héroe particular. Abandonó el equipo a mitad de la semana por el fallecimiento de su padre, pero tuvo el arrojo de regresar y dar a España el primer punto de la final. El deporte no siempre es solo deporte.


Medalla segura

Más allá de Nadal, el baloncesto tomó un papel fundamental con las dos selecciones nacionales. El hito del combinado masculino que dirige Sergio Scariolo era casi imposible de imaginar al principio del Mundial, con las ausencias de Pau Gasol, Sergio Rodríguez, Ibaka o Mirotic. Sin embargo, el equipo fue creciendo con el paso de la competición hasta conquistar el oro. Una hazaña con dos nombres propios: Marc Gasol, que sumó el título de campeón del mundo a su anillo de la NBA con los Toronto Raptors; y Ricky Rubio, el mejor jugador del torneo.
Más luces que sombrasMás luces que sombrasY si eso fue en septiembre, en pleno verano llegó el éxito del equipo femenino en el Europeo. Las chicas partían entre las favoritas y no fallaron. Ganaron de principio a fin, dominando el campeonato y superando a cada uno de los rivales que tuvieron enfrente.
Con el año casi despidiéndose llegó un éxito que ya nadie esperaba en el Mundial de balonmano femenino de Japón. Las chicas de Carlos Viver llegaron al evento con el objetivo de conseguir un billete para el preolímpico, pero con trabajo, esfuerzo y un pizca de suerte se plantaron en la final. Solo una polémica actuación arbitral dejó sin el oro a las ‘Guerreras’.


Brillo en el motor

El 2019 recién acabado también fue el año en el que Marc Márquez selló su octavo título de campeón del mundo, seis de ellos en la categoría ‘reina’. Además, la familia no se contentó con el título del hermano mayor y Álex Márquez se llevó el de Moto2.
Más luces que sombrasMás luces que sombrasEn el mundo del motor, Carlos Sainz fue el ‘mejor mortal’ en la Fórmula Uno, acabando en sexta posición un campeonato que volvió a dominar Lewis Hamilton. Mientras tanto, Fernando Alonso, a punto de debutar en el Dakar, tuvo tiempo de llevarse un histórico triunfo en las 24 Horas de Le Mans y de paso conseguir su primer Mundial de Resistencia.
El golfista Jon Rahm, a quien se le siguen resistiendo los ‘major’, volvió a demostrar que la constancia y la regularidad son sus mejores armas, que le llevaron a conquistar la Orden del Mérito europeo, un hito solo logrado entre los españoles por Seve Ballesteros.


Camino de Tokio

Y el kárate, camino a los Juegos de Tokio, ha vuelto a engrandecer las figuras de dos mitos del deporte español, Sandra Sánchez y Damián Quintero, ambos medallistas en los Mundiales de la disciplina. 
Más luces que sombrasMás luces que sombrasTambién el waterpolo y el hockey hierba han completado un 2019 fabuloso, a un año vista de Tokio. Tanto los chicos como las chicas se colgaron dos platas en la piscina en sus respectivos Mundiales, al tiempo que en el hockey, las mujeres se llevaban la plata y los hombres el bronce en el Europeo de Amberes.
No fue la temporada de Carolina Marín ni la de Mireia Belmonte. Tampoco fue un año brillante para los ciclistas y atletas españoles. Son las sombras de un buen año para el deporte nacional.