Otra vez la lluvia

Rubén Abad
-

El intenso aguacero que se registró en Guardo obligó a suspender la procesión general de Los Pasos, en la que habitualmente participan decenas de cofrades de La Soledad, Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen del Carmen

Otra vez la lluvia

Los cofrades y feligreses de Guardo no ganan para disgustos esta Semana Santa. Si la lluvia obligó a suspender el Miércoles Santo la procesión del Prendimiento y a dejar a Jesús atado a la columna en la iglesia de San Juan, ayer la historia se repitió con la procesión general de Los Pasos.
El intenso aguacero que comenzó a descargar sobre la localidad minera durante buena parte de la tarde hacía temer lo peor, pero la Junta Mayor de Cofradías confiaba en que el tiempo cambiara y la nube les dejara salir en procesión.
De hecho, tenían todo preparado por si el agua caída del cielo les daba una tregua. Así, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santo Sepulcro llevó sus pasos hasta los soportales de la plaza de Santa Bárbara, y los de la Virgen de la Soledad y Santísimo Cristo de las Cinco Llagas habían vestido y adornado a su Virgen dispuestos a recorrer a pie el kilómetro que separa la iglesia parroquial de Santa Bárbara de la de San Juan. Idéntica suerte corrieron los hermanos de la cofradía de Virgen del Carmen y El Santo Cristo del Amparo, la más antigua de la localidad.
Otra vez la lluviaOtra vez la lluviaTambién se quedaron sin poder salir los pasos de Jesús atado a la columna (que en los últimos años lleva a hombros el Club de Entibadores Palentinos), La Piedad, La Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos, La Dolorosa, San Juan y Cristo Crucificado.
Tampoco afinaron sus instrumentos las bandas de cornetas y tambores de La Soledad, Nuestro Padre Jesús Nazareno y el Santísimo Cristo Resucitado y la Banda de AMGu, que tradicionalmente cierra el desfile, no pudo cumplir con una de las tradiciones más arraigadas del municipio montañés.
«Llevamos dos días consecutivos sin salir en procesión y es una lástima, porque detrás de cada desfile hay mucho trabajo», aseguró el abad de La Soledad -encargada este año de la organización-, Luis Pinilla. De esta manera, los únicos actos que se celebraron ayer en Guardo fueron los que tenían como escenario el interior de un templo. Así, la Misa de la Cena del Señor y la Hora Santa tuvieron lugar en las dos parroquias de la villa.