El fiscal le pide 3 años de cárcel por abusar de su hijastra

ALBERTO ABASCAL
-

La acusación particular ejercida por la menor sostiene que D.M. es presunto autor de dos delitos de abusos sexuales, por lo que pide para él una pena global de cuatro años y tres meses de prisión, además de 3.000 euros de indemnización

Imagen de archivo de la sede del Juzgado de lo Penal, donde será juzgado el caso.

La Fiscalía ha solicitado para un hombre, D.M., de 58 años, la pena de tres años de prisión y 3.000 euros de indemnización para la víctima como presunto responsable de un delito continuado de abuso sexual en la persona de su hijastra, de 16 años.

Según el escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Diario Palentino, el acusado mantuvo mantuvo una relación sentimental con una mujer durante más de 10 años, relación que finalizó con la denuncia interpuesta por la mujer que derivó en agosto de 2019 en una medida cautelar impuesta al acusado consistente en prohibición de aproximarse a ella y a los dos hijos de esta a menos de 200 metros y prohibición de comunicarse con ellos.

Así las cosas, entre el mes de enero de 2019 hasta el día 2 de agosto de 2019, el acusado residía en la vivienda de Magaz de Pisuerga junto con la hija que tenía en común con la mujer que le denunció y otros dos hijos de esta de otra relación anterior, una de los cuales es la víctima de los hechos, quienes consideraban al procesado como su verdadero padre.

La Fiscalía, que pide 3.000 euros de indemnización para la víctima, sostiene que una vez que la chica, tras cumplir los 16 años, comprobó que el acusado cambió su actitud hacia ella, refiriéndole cuando se quedaban solos en la vivienda que se vistiese de forma más ligera, dirigiéndose a ella incluso con frases soeces.

Además, subraya que el acusado, aprovechando que durante las mañanas se encontraban solos en la vivienda, «movido por el ánimo libidinoso», en al menos dos ocasiones se acercó a ella mientras estaba limpiando la cocina y le tocó el culo, las piernas por encima de la ropa y a continuación los pechos por debajo de la camiseta.

Además, en una tercera ocasión, mientras la chica se encontraba durmiendo en su cuarto, D.M., «movido por el ánimo de atentar contra la libertad sexual», supuestamente se introdujo en la cama de la chica y comenzó a tocarle las piernas, culo y pechos hasta que el acusado oyó el ruido de una puerta y se marchó.

ACUSACIÓN PARTICULAR. Por lo demás, la acusación particular ejercida por la menor y cuyos intereses legales son defendidos por el despacho de abogados Nájera-Arconada, sostiene que D.M. es presunto autor de dos delitos de abusos sexuales, por lo que pide para él una pena global de cuatro años y tres meses de prisión, medidas de alejamiento y 3.000 euros de indemnización para la menor.