Una semana clave para el Brexit

Agencias
-
Una semana clave para el Brexit - Foto: SIMON DAWSON

Las negociaciones entre conservadores y laboristas para encontrar un entendimiento que ponga fin al estancamiento en la Cámara de los Comunes podrían concretarse en unos días

Parece que el estancamiento sobre el Brexit ha pasado a un segundo plano en las últimas semanas, después de las intensas jornadas vividas desde diciembre para tratar de encontrar un entendimiento que permitiese al Reino Unido salir de la UE con un acuerdo aprobado por el Parlamento. Sin embargo, el reloj sigue corriendo y los diputados británicos tienen poco tiempo para acercar posturas o llevarán al país a celebrar elecciones europeas.
Las negociaciones entre los conservadores y los laboristas para encontrar un punto de entendimiento continúan y el negociador comunitario para el Brexit, Michel Barnier, afimó ayer que esta semana podría ser «clave» para la materialización del divorcio, augurando que tories y progresistas podrían alcanzar un consenso que permita la ratificación en la Cámara de los Comunes que evite obligar a los británicos a participar en los comicios a la Eurocámara.
«Esta semana será muy importante. Tendremos el resultado de las negociaciones entre el Partido Laborista y el Gobierno de Theresa May», aseveró, al tiempo que se cuestionó: «¿Estos contactos concluirán algo?».
Barnier subrayó que las negociaciones no afectan al Tratado de Retirada que sellaron la UE y May. «Ambos partidos están de acuerdo en que el pacto actual es el único posible. El documento ya alcanzado no es negociable», insistió el dirigente. «La señora May lo sabe y también el líder laborista, Jeremy Corbyn. Lo que se puede negociar y mejorar es la declaración política que define nuestra futura relación con el Reino Unido», agregó.
En cuanto a las elecciones europeas, que se celebran del 23 al 26 de mayo, el político francés recordó que «legalmente cualquier Estado miembro de la UE debe celebrar elecciones». «Es para proteger el derecho de los ciudadanos, incluido el de los europeos con derecho a voto que están en Londres», remachó.
Barnier reconoció que ello puede generar cierta «incomprensión», pero «está en la ley». En cualquier caso, si finalmente el país abandona el bloque antes del 31 de octubre, cuando concluye el plazo dado por Bruselas, los eurodiputados británicos también dejarán el Parlamento Europeo.