La Braña denuncia el disparo a un gato en el cuello

Diario Palentino
-

El colectivo ecologista ha elaborado un par de documentos para informar sobre la nueva ordenanza del Consistorio minero

El colectivo ecologista La Braña se puso en la mañana de ayer en contacto con el puesto de la Guardia Civil de Barruelo de Santullán para presentar una nueva denuncia por maltrato animal. En concreto, hace unos días cuando los voluntarios de la Asociación Huellas Palencia recogieron a una gata en la localidad y la llevaron a esterilizar a la clínica veterinaria de Cervera, se encontraron con que había recibido un disparo en el cuello y tenía alojado el proyectil bajo la piel. 
«Afortunadamente, el perdigón no había tocado un órgano vital y pudo extraerse tras una breve intervención quirúrgica. Por lo visto, algún energúmeno sigue suelto en Barruelo», concluye el colectivo.
Por otro lado, tras la reciente aprobación de las ordenanzas sobre tenencia de animales en Barruelo de Santullán, el colectivo ecologista La Braña ha elaborado un par de documentos que están distribuyendo entre los vecinos con el fin de informarles de una forma más sencilla acerca de las mismas. 
El primero de ellos es un impreso tipo para que todas aquellas personas que alimentan a animales abandonados puedan solicitar al Ayuntamiento el oportuno permiso para continuar haciéndolo. Al respecto, destacan desde La Braña que el método idóneo es el conocido como CES (Captura, Esterilización y Suelta). «El alcalde ya manifestó en la asamblea pública que él mismo convocó y celebrada en la Casa del Pueblo el pasado mes de octubre, que el Ayuntamiento no va a realizar esta modalidad por resultar onerosa para la economía municipal», destacan.
No obstante, sí se comprometió a facilitar las pastillas anticonceptivas a las personas que se ofrecieran a suministrarlas y a llevar el control de las colonias de gatos o perros, por lo que La Braña está facilitando a cuantos lo deseen, el modelo de impreso para que lo presenten en las oficinas municipales para que una vez les sea concedido, puedan ir a recoger las pastillas y poder así, controlar la desmedida proliferación de algunas especies.
El segundo documento es un resumen de las ordenanzas. Las nueve páginas de las mismas, La Braña las ha reducido a una en la que se extraen las ideas principales que los propietarios de animales deben acatar sopena de multas que van desde los 300 a los más de 15.000 euros. 
57 alegaciones. En este punto, los ecologistas presentaron 57 alegaciones a estas ordenanzas, de las que 25 fueron aceptadas en su totalidad y otras seis de forma parcial. A pesar de ello, La Braña reconoce que no está de acuerdo con algunos de los puntos aprobados en estas alegaciones, «pero la idoneidad o no de los mismos la dará, como siempre, el tiempo», reconoce. El establecimiento donde se pueden recoger ambos documentos es Alimentación Calderón, situado en la calle Brañosera del municipio barruelano.