Más apoyo para la miel española

Rubén Abad
-

Las organizaciones agrarias y las cooperativas reclaman más apoyo para la miel producida en España. Los sindicatos Asaja, UPA y COAG alertan de la grave situación por la que atraviesan las familias del gremio en la provincia

Más apoyo para la miel española - Foto: Javier Ródenas Pipó

Las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG y las cooperativas agroalimentarias del territorio nacional ponen el foco de atención en la «grave situación» por la que atraviesan las familias que tienen como base de su economía la apicultura. Un problema que llevan años reivindicando ante las administraciones central y autonómicas, y ante los diferentes organismos europeos, para que se tomen medidas para paliar los problemas que los apicultores están teniendo para ejercer su actividad de una manera sostenible.
«Dado que la situación lejos de solucionarse se ha agravado en las últimas dos campañas, queda patente que las escasas medidas que se han tomado han resultado totalmente ineficaces, ineficientes e insuficientes. Teniendo en cuenta la importancia económica, social, territorial y medioambiental de la apicultura española, es necesario que se tomen medidas urgentes y concretas para asegurar un sector apícola sostenible y que las familias que viven de la apicultura puedan ejercer su trabajo de una manera digna», apuntan las opas y los cooperativistas que se han sumado a esta reivindicación.
Asimismo, ponen de manifiesto que los problemas actuales de la apicultura son diversos, y es necesario actuar sobre todos ellos para lograr la «sostenibilidad económica, social y medioambiental». Ante este panorama, las opas y las cooperativas exigen a la administración que actúe y que «tome medidas con rapidez, decisión y eficacia» sobre estos problemas.
comercialización. Sin embargo, en el ánimo de ser propositivos, han elaborado un decálogo en el que ponen el acento en los puntos más «críticos y urgentes». En primer lugar, se refieren al mercado, y más concretamente a la «peor campaña» de producción de miel en España de los últimos años, «las mieles de los apicultores de nuestro país siguen en los almacenes» a consecuencia, censuran, de que los envasadores han reducido significativamente la compra de miel de origen nacional. «Además, las compras y ofertas que han realizado han sido a bajos precios, no respondiendo así a la teórica oferta-demanda de un mercado libre», denuncian.
En esta línea, aseguran que estos mismos envasadores «han apostado por abastecerse de miles importadas de dudosa calidad a precios que rompen el mercado nacional». Al respecto, puntualizan que España importó en 2019 un total de 26.800 toneladas de miel. «China fue nuestro principal proveedor, con 7.459 toneladas colocadas en nuestro mercado a un precio medio de importación de 1,5 euros el kilo. Estos precios son tan reducidos que son significativamente inferiores a los costes de producción que tiene cualquier apicultor para producir miel en nuestro país», subrayan.
Ante este panorama, desde las opas y las coooperativas se pide desarrollar medidas efectivas que reequilibren la cadena de valor de la miel, una revisión urgente de la política de acuerdos comerciales y que los productos apícolas, entre ellos la miel y el polen, no pueden ser utilizados como moneda de cambio en los acuerdos comerciales que se establezcan a nivel europeo.
etiquetado. En otro orden de cosas, se insta al Ejecutivo a que mantenga su posición política inicial en materia de etiquetado de origen de la miel, en el que se incluya, exigen, el listado de países y su porcentaje. Además, exige que lidere un cambio de la Directiva de la Miel a nivel europeo que contemple y haga extensiva la obligación de indicar en todas las mieles que se envasen en la Unión Europea el listado de países y su porcentaje.
«Además, es imprescindible desarrollar su programa de control de fraude en el mercado de la miel, así como reforzar los controles en frontera a través de la dotación de los recursos necesarios para poder llevarlos a cabo de manera eficaz», apuntan. También consideran indispensable la creación de un grupo de trabajo en materia sanitaria, denuncian la falta de espacio para asentamientos apícolas y reclaman ayudas de la PAC para el sector, entre otras reivindicaciones.