La Federación de Vecinos se juega su futuro el 3 de octubre

Carlos H. Sanz
-

La asamblea solicitó a Sergio de los Bueis y su ejecutiva que repensasen su dimisión, pero no hubo oportunidad. Por ahora, no hay candidatos

La Federación de Vecinos se juega su futuro el 3 de octubre - Foto: Sara Muniosguren

El 3 de octubre es la fecha en la que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palencia (Favpa) se juega su futuro. Ese día se celebrarán elecciones de las que debe salir la nueva junta directiva que tome las riendas de la entidad vecinal tras la dimisión del que hasta ayer era su presidente, Sergio de los Bueis; y de María del Carmen Gutiérrez (vicepresidenta); Luis Rebollar (tesorero) y Óscar Martín (secretario).
Así se acordó en la asamblea celebrada ayer, en la que el resto de miembros pidieron a De los Bueis y el resto de su equipo que repensaran su decisión. No había oportunidad alguna, por lo que el único camino son las elecciones. Los interesados de entre los 8 colectivos de la capital y a dos de la provincia que integran la Favpa tienen hasta el mismo día 3 para presentar su candidatura. Ayer, ninguno se pronunció al respecto.
Reproche a PP, Cs y Vox. La agrupación local del PSOE de la capital reprochó al actual equipo de Gobierno y a los anteriores del Partido Popular el ser «los auténticos culpables de dejar morir el movimiento vecinal» y el haber propiciado «la dimisión en bloque de la junta directiva de la Favpa». Desde el PSOE se considera que los actuales dirigentes del Consistorio y su predecesor, Alfonso Polanco, «nunca quisieron un colectivo fuerte que resultara reivindicativo ante su nefasta gestión en los diferentes barrios de la capital».
«La implicación vecinal resultó muy válida durante los años de mandato del PSOE y fue la llegada de los conservadores al frente del Ayuntamiento los que de manera silenciosa fueron propiciando, poco a poco, su desaparición por carecer de su función principal, la de mediadores entre los vecinos y el propio Consistorio», aseveran.
Para los socialistas, «la inexistencia de una participación activa a la hora de planificar las inversiones a realizar en sus barrios, la incapacidad para hacer llegar sus demandas, las dificultades para cobrar sus ayudas o la escasez de medios para poder ejecutar actividades en sus respectivas zonas de influencia han ido minando la ilusión de los dirigentes».
Una situación que explica, en su opinión, el desaliento de los actuales dirigentes, «ya que ni siquiera se han sentado con estos colectivos para la renovación de los convenios». «La pasividad del tripartito se ha convertido incluso en desprecio, ya que han tenido que aguantar a la portavoz de Vox acusarles de chiringuitos», sentencian desde el PSOE.