Los geriátricos, primer colectivo inmune al Covid

J. Benito Iglesias
-

La Gerencia de Servicios Sociales resalta el importante trabajo realizado para inocular las dos dosis -que concluyó hace una semana- y a la hora de aplicar las medidas preventivas, e invita a la prudencia y a no bajar la guardia

Los geriátricos, primer colectivo inmune al Covid - Foto: Juan Mellado

El final del ciclo de vacunación contra la Covid-19 en la práctica totalidad de los centros de mayores de la capital y provincia -una semana después de administrarse la segunda dosis- permite que los 4.100 usuarios de plazas residenciales y los trabajadores generen inmunidad. «Quedan muy pocas personas por vacunar, ya que había algún caso en aislamiento por brotes o que estaba hospitalizado y había que esperar», explicó ayer el delegado territorial de la Junta, José Antonio Rubio.

Castilla y León prosigue con el reparto de dosis de las farmacéuticas Pfizer-BioNTech y AstraZeneca, sin que lleguen de momento las de Moderna. Esta semana se recibirán en Palencia 3.640 y 1.300 dosis, respectivamente, de las citadas compañías. «Ojalá  en abril lleguen 20.000 semanales. Hay capacidad suficiente para administrarlas y poder llegar a la deseada inmunidad de rebaño en los colectivos de riesgo», añadió.

Situación residencial. Por su parte, el gerente de Servicios Sociales, Eduardo García Brea, señaló que  se ha realizado un importante trabajo en la vacunación de los mayores en las residencias. «Todos confiamos en su eficacia pero hay que ser muy prudentes y no bajar la guardia en ningún momento. Mantener todas las prevenciones posibles nos permite una mayor confianza ante un virus que ha demostrado ser tan peligroso», dijo.

Por ello, concretó que, según se muestre la evolución de la pandemia, los centros y sus residentes «pueden ir recuperando esa parte de la experiencia social y humana que más afectada se ha visto: el contacto cercano con familiares y compañeros». Además, incidió que labor de la Gerencia ha supuesto el apoyo a las residencias en momentos de dificultad al faltar personal y también en la supervisión del funcionamiento. «Hubo más de 260 visitas y, en general, un alto grado de cumplimiento de las normas», aseveró.

Eduardo García precisó que la situación del Covid-19 en los centros «actualmente está controlada y afortunadamente los datos no se parecen a los de la segunda ola».

Finalmente, apuntó que los centros se han organizado para compatibilizar las medidas de prevención con reducción de actividades grupales, distancia social, limitación de salidas al exterior, etc, «con el bienestar de los mayores, reforzando la atención individualizada, el contacto familiar mediante videoconferencias y actividades de envejecimiento activo en grupos muy pequeños».

El 98% y el 95% de vacunas en San Juan de Dios y Hermanas Hospitalarias

Los centros sociosanitarios de San Juan de Dios y Hermanas Hospitalarias, concertados con la Junta, con alrededor de 500 y 400 residentes, han aplicado las dos dosis de la vacuna  en un 98% y un 95%, respectivamente.

«Aún hay alguien pendiente de recibir la segunda dosis al declararse un pequeño brote de Covid. Vacunar significa quitar la alarma pero no la alerta y la Gerencia de Servicios Sociales marca las directrices. Hay salidas de residentes pero con personal sociosanitario por la zona del monte El Viejo o el canal de Castilla sin contacto con nadie», manifestó Cecilia Pérez, directora de Enfermería de San Juan de Dios.

Carlos Martín director médico del centro sociosanitario de Hermanas Hospitalarias, indicó que solo hay casos puntuales sin vacunar. «Había usuarios con Covid u hospitalizados por otras causas y alguien que no quiso ser inoculado. La vacuna puede no proteger del todo y la prevención es clave hasta que no bajen los índices de infección y el entorno sea más seguro. Los usuarios siguen las mismas medidas que antes de vacunarse», expuso.