Admitidos 13 recursos de opositores de policía local

ALBERTO ABASCAL
-

Los demandantes argumentan ante el juzgado que están en desacuerdo con el examen psicotécnico practicado y, en consecuencia, con la lista de aprobados

Imagen de archivo de la convocatoria del examen teórico. - Foto: SARA MUNIOSGUREN

Trece opositores a Policía Local han acudido al juzgado de lo contencioso-administrativo tras no prosperar su queja ante el Ayuntamiento y su petición, a través de un escrito de la  anulación del test psicotécnico y la realización de una nueva prueba, al considerar que el hecho de que solo 48 de los 141 opositores que pasaron las pruebas físicas lo hubieran superado era totalmente anormal. Así, argumentan que los datos varían respecto a los del turno de movilidad (100% de aprobados) y a otros procesos selectivos que se han desarrollado en la región, donde más de un 80% de los aspirantes superan la prueba. El Ayuntamiento aseguró que el examen fue desarrollado por «psicólogos muy cualificados de Madrid». 
Según ha podido conocer este periódico de fuentes consultadas, el juez ya ha establecido las fechas para la celebración de las correspondientes vistas orales, que se realizarán individualmente.

LA CONVOCATORIA. El Ayuntamiento publicó en noviembre de 2019 el listado de los opositores que  superaron el examen teórico al que se presentaron 399 personas en el turno libre del 18 de octubre.Un total de 227 aspirantes lograron superar el examen con éxito, es decir el 56,8 por ciento de los convocados. Además, los cinco opositores que se presentaron a través del turno de movilidad, es decir, que ya son policías locales en otros destinos de Castilla y León, aprobaron también su examen. 
El segundo ejercicio de la prueba de conocimientos se celebró el 12 de noviembre, en las instalaciones de la Uned. La prueba consistió en responder por escrito durante un tiempo máximo de 45 minutos al planteamiento de un ejercicio práctico relacionado con el temario indicado. Esta prueba era clave, ya que indicaba el nivel de los aspirantes para afrontar el día a día del que podía ser su trabajo si lograban la plaza.
Los que superaron esta prueba debieron enfrentarse a las pruebas físicas -velocidad, resistencia, natación, lanzamiento de balón y salto de longitud-, de forma que solo los que quedaron tenían que someterse a los test de personalidad y psicotécnicos, para acabar con un reconocimiento médico.