En clave calé

Rubén Abad
-
En clave calé - Foto: Eva Garrido

En la provincia residen 2.500 personas de etnia gitana. Reivindican poner fin al estigma social y una mayor integración

La ciudad se sumó ayer a los actos conmemorativos del Día Internacional del Pueblo Gitano, una efeméride que nació en 1971 para rendir homenaje a las víctimas del genocidio nazi y de las distintas persecuciones que han sufrido las personas de esta etnia a lo largo de la historia. Mucho ha cambiado el mundo desde entonces, pero aún queda mucho camino por recorrer en pro de la igualdad. Por eso, reivindicaron, en clave calé, poner fin al estigma social y una mayor integración.
De ello dieron buena cuenta los alumnos del colegio Buenos Aires, donde se concentraron los actos conmemorativos de esta fiesta que lleva celebrándose en la ciudad desde hace casi dos décadas, en este caso de la mano de la Fundación Secretariado Gitano y las asociaciones Romí, Manús y Gipal.
El acto reunió en el patio del centro educativo a decenas de familias de la ciudad que fueron partícipes de un extenso programa de carácter reivindicativo para conseguir «un futuro mejor» para los 2.500 personas de raza gitana que residen en la provincia, de las cuales unas 1.500 lo hacen en la capital.
Celebrándose la actividad en un centro educativo con un alto porcentaje de alumnos de etnia gitana, fueron ellos los grandes protagonistas de la fiesta. Primero leyeron un manifiesto y después entonaron a coro varios temas, para finalizar lanzando pétalos de colores al aire, compartiendo chocolate caliente y pintando con sus propias manos la bandera gitana. 
Una enseña llena de simbolismo, en la que el azul representa el cielo, el verde la tierra y la rueda las migraciones a las que se ha visto sometido este pueblo a lo largo de los siglos. 
Los discursos recayeron en los padres de los alumnos, que animaron a los pequeños a formarse para tener un futuro «más próspero». Y es que pese a que se ha avanzado mucho, aseguraron que aún siguen encontrándose problemas a la hora de acceder a una vivienda de alquiler o de ocupar un puesto de trabajo.
«Todavía existen muchas desigualdades. La sociedad ha cambiado, pero seguimos siendo los más discriminados, sobre todo en el mercado laboral. Aún queda mucho trabajo por hacer en materia de igualdad», apuntó Celia Gabarri, orientadora laboral de la Fundación Secretariado Gitano. 
42.000 euros en 2018. La Junta destinó en 2018 a la Fundación Secretariado Gitano 42.000 euros, que la entidad invertirá en programas de atención, inclusión y empleo en la provincia. 
En este sentido, cabe destacar que la administración regional trabaja con ayuntamientos y diputaciones para llevar a cabo distintos programas destinados a la población gitana, a través del acuerdo marco de cofinanciación de los Servicios Sociales de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.
En paralelo, se desarrollan los programas Operativo de Inclusión Social y de Economía Social y el Inserrenta, este último orientado a promover la inclusión social, luchar contra la pobreza y cualquier otra forma de discriminación. Más información en las páginas 24 y 33.