Arte tradicional

DP
-

Folclore, gastronomía y arte centraron las actividades de una jornada en la que los vecinos disfrutaron de un festival de danzas y una exposición de instrumentos musicales de la colección de Juan Cruz Silva

El mal tiempo no pudo con las ganas de diversión y las variadas actividades que los vecinos de Venta de Baños habían previsto para celebrar el  Día del Libro y el Día de la Comunidad de Castilla y León.
Desde primera hora de la jornada, varios puestos se colocaron en la plaza del Ayuntamiento para exponer y vender artículos variados, desde libros y juegos, hasta artesanía o ropa. Muchos fueron los que se acercaron hasta la localidad cerrateña aprovechando la jornada festiva, a pesar de que la lluvia estuvo presente durante varios momentos del día.
Como aperitivo, la mañana comenzó con la celebración del festival de danzas Ciudad de Venta de Baños, en el que participaron el Grupo de Danzas de Valladolid, el Grupo de Danzas del Cristo y el Grupo Municipal de Danzas de Venta de Baños. La música dio paso a la degustación de queso y chorizo, mientras que los más pequeños disfrutaron por la tarde de un taller infantil de elaboración de marcapáginas. Además, también hubo una cata de vino en el interior del Ayuntamiento.
Paralelamente, durante todo el día se pudo ver en el centro juvenil una exposición de instrumentos de música tradicional ibérica pertenecientes a la colección de Juan Cruz Silva, además de la proyección del documental Folk: una mirada a la música tradicional. Se trata de una producción dirigida por varios vallisoletanos en la que se muestra la evolución del folclore de Castilla y León desde los años 60 hasta ahora. El trabajo es el resultado de más de 50 horas de grabación y muchos kilómetros recorridos a lo largo y ancho de toda la comunidad.
Para cerrar la jornada, un concierto a cargo de Jaime Lafuente y Jesús Ronda, De pícaros y picardías, en el que repasaron algunas de las piezas más divertidas del repertorio de canciones tradicionales ligadas a la picaresca y al amor. La velada estuvo cargada de humor, centrada en el doble sentido de los juegos de palabras y dejando que la imaginación del espectador volara libremente. Un evento para los sentidos.