Trump convierte a Brasil en su socio estratégico militar

Agencias
-

El mandatario estrecha los lazos con Bolsonaro y aboga por un mayor peso internacional del país sudamericano, abriendo la puerta a que pueda ser miembro de la OTAN y de la OCDE

Trump convierte a Brasil en su socio estratégico militar - Foto: KEVIN LAMARQUE

 

La Casa Blanca fue ayer el escenario para el encuentro entre Donald Trump y Jair Bolsonaro, dos controvertidos líderes con muchas similitudes y que mostraron gran sintonía. Tanto es así, que el presidente de Estados Unidos declaró su apoyo a Brasil para designarlo como «un socio estratégico» militar fuera de la OTAN e, incluso, dejó entrever que iniciará presiones para que la nación sudamericana entre en la Alianza Atlántica, con el objetivo de reforzar la cooperación de defensa.
«Designaré a Brasil como un aliado estratégico fuera de la OTAN, o quizá incluso posiblemente un aliado en la OTAN. Tendría que hablar con mucha gente, pero quizá será un aliado en la OTAN», insistió.
De este modo, Brasil se convertirá en el segundo país latinoamericano, después de Argentina, y en apenas el décimo octavo del mundo que consigue el estatus especial de aliado militar estratégico de EEUU fuera de la organización internacional.
Pero el respaldo de Trump no quedó ahí. También declaró su apoyo para que la nación pase a formar parte de la OCDE. «Estoy apoyando a Brasil», contestó al respecto.
Además, el dirigente republicano confirmó que la Casa Blanca «está pensando facilitar los visados» a los brasileños que deseen entrar en suelo norteamericano.
Eso sí, no todo fueron buenas palabras. El magnate se quejó de que el comercio bilateral «no es tan bueno como debería ser». «Tenemos que trabajar para que sea el mejor posible», espetó a su invitado.
La crisis política en Venezuela fue otro de los puntos sobre la mesa. Trump recalcó que «lo que ocurre» en la nación caribeña «es una vergüenza». «Es difícil de creer que uno de los países más ricos es ahora uno de los más pobres».
Bolsonaro no se pronunció al respecto, por lo que su anfitrión, al ser preguntado sobre una posible intervención militar, aseguró: «Creo que puedo hablar por ambos países: todas las opciones están sobre la mesa».
El sudamericano, por su lado, también mostró su apoyo al estadounidense -del que afirmó que «siempre le he admirado»- en uno de los asuntos más controvertidos de la potencia mundial, el muro con México. Sobre ese tema, respaldó la contrucción de una frontera física, argumentando que «la gran mayoría de los potenciales inmigrantes no tiene buenas intenciones». 
La reunión tuvo su momento de distensión cuando ambos líderes se intercambiaron camisetas de sus selecciones de fútbol. Trump destacó que Brasil es una «gran potencia» en ese deporte y confesó que todavía «recuerdo a Pelé».