Absueltos un padre y 2 hijos de colocar cebos con veneno

ALBERTO ABASCAL
-

La magistrada del Juzgado de lo Penal entiende que no existen pruebas contundentes. La carne localizada en el campo contenía aldicarb, un producto muy dañino

Absueltos un padre y 2 hijos de colocar cebos con veneno

El Juzgado de lo Penal ha absuelto a tres personas, dos hombres y una mujer (padre e hijos) identificados como J.M.G.G., S.G.D. y S.G.D., del delito contra la fauna del que habían sido acusados al no quedar acreditado que colocaran cebos de carne con veneno en el campo, con la finalidad de acabar con las aves que consideraban perjudiciales para el ejercicio de la caza en la localidad de Abia de las Torres.
Según informaron a Diario Palentino fuentes judiciales, la titular del juzgado de lo penal ha emitido una sentencia absolutoria al considerar que no había quedado acreditado durante la vista oral la perpetración del delito, aunque cabe recurso ante la Audiencia Provincial. 
El Ministerio Fiscal había solicitado para los tres un año de prisión e inhabilitación de tres años para poder cazar. Los hechos que dieron lugar a las diligencias previas abiertas se remontan al 20 de mayo de 2017 cuando aparecieron cebos envenenados en el campo dentro del municipio de Abia de las Torres y en un coto privado de caza. De hecho, ese día, sobre las 16,40 horas, un vecino de dicha localidad, mientras realizaba labores agrícolas, se encontró en el lugar lo que parecía ser un cebo envenenado, que fue retirado por un agente medioambiental con puesto en Herrera de Pisuerga.
El fiscal pormenorizó que sobre las 21,05 horas de ese día, cuando los tres encausados circulaban con un coche todoterreno por un paraje conocido como La Fábrica, ubicado en Espinosa de Villagonzalo y dentro del coto privado de caza, fue dado el alto por el citado agente medioambiental que se encontraba realizando labores de inspección por la zona para intentar descubrir la posible existencia de más cebos o de animales muertos. 

en el vehículo. Durante la inspección del vehículo el agente medioambiental encontró en el interior del maletero un envase de plástico que contenía carne picada con pequeños puntos de color oscuro, envase que fue decomisado ante la sospecha de poder ser cebo envenenado. Dichas sospechas se confirmaron posteriormente por el análisis efectuado por el Servicio de Toxicología y Veterinaria de la Universidad de Murcia. 
Los encausados indicaron en el juicio que ellos recogían habitualmente basura del campo y negaron en todo momento ser los autores de la colocación de los cebos con veneno (aldicarb) en cuestión.