Suben un 1,6% las mujeres maltratadas que tienen protección

SPC
-

La tasa de 1,3 víctimas por cada mil mujeres convierte a la Comunidad en la séptima autonomía con un menor índice

Recreación de una agresión machista - Foto: Nestor De La Vega

Las víctimas de violencia de género con protección o medidas cautelares se incrementaron un 1,68 por ciento en Castilla y León durante 2018, hasta situarse en 1.452, frente a las 1.428 de un año antes. Este aumento se sitúa bastante por debajo del registrado en el conjunto del país, donde aumentaron un 7,9 por ciento, hasta las 31.286, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en función de los datos del Registro nacional sobre esta materia.

Por comunidades autónomas, las que tuvieron un mayor número de víctimas inscritas por violencia de género en el año 2018 fueron Andalucía (7.047 y un 0,9 por ciento más), Comunidad Valenciana (4.794 y un 14,3 por ciento de incremento) y Madrid (3.656 y un 2,9 por ciento). Por su parte, las que registraron un menor número de víctimas, a excepción de las dos ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla, fueron La Rioja (331 y un 47,1 por ciento más) y Cantabria (494 y un 9,8 por ciento). Las únicas que presentaron descensos fueron Extremadura (1,9 por ciento), Ceuta (12,2) y Melilla (16,2).

En términos relativos, las mayores tasas de víctimas (por cada 1.000 mujeres de 14 y más años) de violencia de género inscritas se registraron en La Rioja (2,4), la Comunidad Valenciana y Murcia (ambas con 2,2). Por el contrario, País Vasco (0,8), Cataluña y Galicia (uno por ciento), Navarra (1,1), Madrid (1,2 por ciento) y Asturias y la propia Castilla y León (1,3) presentaron las menores tasas.

Igualmente, de las 1.452 víctimas de violencia doméstica (con orden de protección o medidas cautelares), 847 tienen entre 25 y 44 años; 314 entre 45 y 64; 232 entre 18 y 24 años, 38 víctimas más de 65 años; y 21 es menor de edad. Además, dos de cada tres son españoles (979), otros 180 proceden de países europeos y el resto, 293, de otros países del resto del mundo.

Igualmente, una cuarta parte del total de víctimas (351) contaban con una orden de protección hacia su cónyuge y otras 354, hacia la pareja de hecho. Igualmente, 332 lo eran sobre su expareja (25 de ellas en fase de ruptura). El resto corresponde con exconyuges, novios, exnovios y exparejas de hecho.

Por último, las 1.452 víctimas contaron con 4.473 medidas cautelares dictadas sobre el denunciado, dado que sobre una misma persona pueden recaer varias de estas posibilidades. De ellas, 3.479 eran de carácter penal, 1.028 de prohibición de aproximarse a determinadas personas; otro millar, no comunicarse; 994, medidas civiles; 852, libertad provisional, y 88, prisión provisional, entre otras. Además, se determinaron 243 casos de régimen de custodia.