La glorieta del hospital suma más de dos años de trámites

Carlos H. Sanz
-
La glorieta del hospital suma más de dos años de trámites - Foto: Á“scar Navarro

Ganemos culpa al equipo de Gobierno de «no hacer la rotonda a tiempo» y critica que no haya estado lista a la vez que se abría el aparcamiento

Más de dos años lleva el Ayuntamiento trabajando en el proyecto de la nueva glorieta que debe articular el tráfico de la avenida de Donantes de Sangre y el Camino Viejo de Villamuriel en un punto crítico, los accesos al hospital y, sobre todo, al aparcamiento abierto este lunes al público.
Fue en enero de 2017 cuando el Ayuntamiento inició la expropiación de los menos de 1.800 metros cuadrados de terreno necesario para encajar la glorieta en la curva del hospital. Unos meses después, el Ayuntamiento aprobaba el proyecto y rechazaba las alegaciones presentadas por los propietarios, aunque en noviembre de ese mismo año no tuvo más remedio que dejar sin efecto la aprobación definitiva de la expropiación hasta que se resolviesen los recursos.
La ciudad tardó casi un año -en septiembre de 2018- en culminar la expropiación de los 1.800 metros cuadrados necesarios para la obra y en aprobar el proyecto de construcción de la glorieta. Solo entonces inició el proceso de licitación de las obras, valoradas en algo menos de 600.000 euros, y que ha adjudicado hace solo unas semanas a la empresa Hormigones Sierra.
Durante este proceso, en el que el Ayuntamiento no ha movido un solo gramo de tierra, la Junta presentó el proyecto de la primera fase del nuevo centro médico, ha construido el aparcamiento y está a punto de afrontar las obras del bloque técnico. 
Ayer, el grupo municipal de Ganemos reconocía su «extrañeza» por que sea el Ayuntamiento quien no haya hecho la rotonda a tiempo». «No nos sorprende, pero lo bueno sería que se hubieran acompasado los tiempos para que la apertura de la rotonda hubiera coincidido con la apertura del aparcamiento del hospital», aseveraba Juan Gascón, portavoz de la plataforma.
Para el grupo municipal la puesta a disposición de los usuarios de  721 nuevas plazas es «positiva» siempre que su uso se mantenga gratuito, «pese a los intentos del Ayuntamiento y de la Junta para que fuera un parking de pago», sostuvo Gascón.
Ganemos se hizo eco de las quejas por la falta de señalización vertical y horizontal en el nuevo aparcamiento, y de los problemas que generó durante el lunes. «Se ha concedido la licencia de primera ocupación y no se ha planificado la implantación de este nuevo aparcamiento», criticó Gascón.