Un toque de atención

E.M.
-
Un toque de atención - Foto: Sara Muniosguren

LUIS BECERRIL SUÁREZ, impulsor de una iniciativa social

Por una ciudad más limpia. Ese es el único objetivo con el que un día se levantó y decidió acercarse al río y recoger parte de la basura allí acumulada. «En las dos horas que estuve acumulé dos  bolsas de vidrio y seis de plástico. Creo que es bastante significativo para hacerse una idea de cómo está la zona», apunta Luis Becerril, quien asegura que su propósito es «que la gente se mentalice de que entre todos se puede hacer algo por mejorar espacios como la orilla del río, un lugar emblemático y por el que resulta un tanto desagradable pasear y ver tanta basura».
Becerril apunta que esta es una zona en la que se reúnen muchos jóvenes «para celebrar botellones». «La mayoría recoge, pero también hay muchos que dejan allí los restos y con el tiempo se acumulan», destaca. Su intención no es «criticar a nadie y mucho menos a la gente joven, pero creo que debemos de poner más de nuestra parte para evitar este tipo de situaciones y, el que tenga que buscar soluciones, que se ponga a ello».
Su iniciativa, que ha hecho llegar a las redes sociales, ha calado en muchos palentinos, que se han sumado a la propuesta de realizar otras acciones similares. «Se ha creado un grupo de wasap denominado limpiandoporpalencia, en el que han mostrado su colaboración personas interesadas en continuar con la limpieza del río», dice. Luis Becerril insiste en que «no quiero liderar nada, ni criticar a nadie, sino dar un toque de atención para que nos concienciemos de la importancia de tener una ciudad más limpia y en mejores condiciones».
Recuerda que hay muchos palentinos que llevan a cabo acciones similares a esta. «En Palencia hay gente que sube al monte a limpiar, hay dos jóvenes que recogen basuras de dentro del río y seguro que otras muchas personas más que no conozco colaboran en esta misma línea», dice.
Añade que «hay muchísima gente limpiando playas, mares y ríos, algo que tenemos que tomarnos todos muy en serio; muchos jóvenes están luchando para que no nos carguemos su planeta». En este sentido, Becerril añade que «a veces pecamos de egoístas y tenemos luchar por el futuro de los que vienen detrás».
«Tengo hijos y amigos con hijos que me gustaría disfrutaran de cosas tan bonitas como el río, pero para eso tenemos que cuidarlo entre todos, al igual que otros muchos espacios cuyo mantenimiento olvidamos y dejamos perder», apunta.
Para ello cree que es básica la formación, dado que eso permite después actuar en consecuencia. «Tenemos que exigir muchísima educación en los colegios e institutos, además de que las empresas que vierten basura en los ríos y en los mares cumplan las normas; hay que tener mano dura con el que provoca un incendio y por eso hay que crear conciencia con el ejemplo».