Un robot con corazón para apoyar al comercio

J. Benito Iglesias
-

250 establecimientos repartirán papeletas a sus clientes que se depositarán en un buzón en la plaza de Pío XII para optar a un sorteo de 10 cheques regalo de 300 euros en compras

Un robot con corazón para apoyar al comercio - Foto: Alicia Vallejo

Un robot de 1,80 metros que está cosiendo su propio corazón con los de todos los palentinos y que incluye un buzón en un armazón metálico diseñado por  el escultor guardense José Castrillo, simboliza la iniciativa del Ayuntamiento y las asociaciones comerciales para apoyar al sector. 
La concejala de Cultura y Turismo, Laura Lombraña, presentó ayer la campaña que sorteará 10 cheques de 300 euros entre los clientes que compren en cualquiera de los 250 establecimientos participantes y reciban alguna de las 40.000 papeletas editadas. En ellas se deberá escribir una aportación personal y otros datos y depositarlos en un buzón situado en la escultura hecha en una fragua de forma artesanal y ubicada en la plaza de Pío XII hasta el 6 de septiembre.
«Se trata de llenar la ciudad con un poco de alegría, muy necesaria en estos tiempos. La iniciativa se denomina Mira al futuro. Palencia de corazón y se lleva a cabo con la colaboración de todas las asociaciones de comercio. Busca que todos los vecinos y quien nos visite apoyen a este sector, que abrirá las tardes de San Antolín, y aporten sus ideas y sugerencias paran hacer una ciudad mejor», indicó Laura Lombraña. Los ganadores del sorteo se conocerán el 8 de septiembre en un acto en el Ayuntamiento a partir de las 11 horas.
Por su parte, María José lópez, presidenta de la asociación comercial Palencia Abierta, dijo que el sector «necesita salir adelante y se agradece el apoyo municipal en unos días donde, aunque no haya fiestas, la ciudad es la misma y el comercio está ahí para atender a quien llegue, con empatía y alegría». El escultor del robot  explicó que incluye un corazón que se conecta a la armadura «y además de depositar  papeletas, en el corazón se pueden colgar candados a modo de deseo y que la escultura se  humanice y se cosa al corazón de todos los palentinos».  «He puesto mucho corazón en ella y me gustaría que está obra no fuese temporal ya que tiene calidad y puede seguir mucho tiempo en la ciudad», expuso.