Puesta en valor de la identidad rural

DP
-
Puesta en valor de la identidad rural - Foto: Eva Garrido

Villada impone eln blusón de mondonguero a Carlos Javier Bustillo, que ve en la Feria de la Matanza «tradición y fiesta» en un intento de «no olvidar nuestras raíces»

Ya es una edad «importante», afirmó el alcalde de Villada, José Antonio Alonso, y es que su Feria de la Matanza este año alcanza la mayoría de edad, lo que viene a demostrar  que «está más que consolidada». «Ha sido un camino duro, complicado, pero hemos contado con mucha colaboración, y eso es lo que la hace posible año tras año», señaló. La feria se celebra este fin de semana y su arranque vino marcado por la imposición del blusón de mondonguero al periodista palentino -natural de Astudillo- Carlos Javier Bustillo -desde septiembre de 2016 trabaja en El Transistor de Onda Cero junto a José Ramón de la Morena-.
«La matanza forma parte de nuestra historia, es una seña de identidad de nuestra cultura y, aunque ahora la representemos con fines turísticos y culturales, no deja de ser esa seña de identidad del pasado», comentó el periodista, que subrayó que en la feria se unen  «tradición y fiesta para no olvidar nuestras raíces, para fomentar y poner en valor la historia y las costumbres que rodean este acto».
Afirmó  Bustillo que tiene buenos recuerdos de la matanza, ligados a su infancia en Astudillo. «Como en todos los pueblos, se hacía en un ambiente de fiesta y colaboración. Eran días para el regocijo familiar, los niños esperábamos con ilusión esos días de invierno en los que trabajaba toda la familia, porque se necesitaban muchas manos para tantas tareas».
 El sacrificio  del animal, el chamuscado, el destazado, los cubos para la sangre, las sopas de chichurro, los brazos hundidos en artesas y barreños para amasar la carne, ir a comprar varas de tripa, hilo de guita... «Son recuerdos que conservo como escenas de una película inolvidable de esas cosas bonitas que te pasan en la vida», manifestó el mondonguero, que animó a «no perder nunca esta fiesta, porque forma parte de nuestra cultura. Preservar nuestra cultura es preservar nuestra identidad. Por eso merecen la pena ferias como esta».
Entre los asistentes, mencionar a la presidenta y el vicepresidente de la Diputación, Ángeles Armisén y Luis Calderón respectivamente; la secretaria de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, Silvia Aneas, y los mondongueros   María Dolores Blanco, Isabel Mijares y  Pepe Ruiz, que desde hace once años «no falla nunca», recordó el alcalde, quien además tuvo palabras de agradecimiento hacia ellos, y es que hacen que «cada año la feria gane un pequeño plus, y sea reconocida a nivel provincial y regional como una de las más importantes», concejales y matarifes. Calificó de «excepcional» el trabajo de estos últimos, «con todos los cuidados que marca la ley».  Afirmó, asimismo, que « la gente que no quiere que estas tradiciones se hagan, parece están en contra del mundo rural; mientras que otros luchamos por que  no se muera. Mantener una tradición como esta año tras año hace que el pueblo vea un poco la luz, que salga de cara al exterior y tengamos un reconocimiento y nos  visiten». «Hay que mover muchos palillos, cada vez son más los problemas para realizar este tipo de ferias y actividades, pero bueno, ahí seguimos», subrayó.
Dentro de las actividades de ayer, mencionar la degustación de torta de chicharrón maridada con orujo -se preparó un millar de raciones- y entre las de hoy la degustación de productos típicos de la matanza, en la que se prevé repartir alrededor de 2.000 platos. Señalar que son 21 los puestos instalados en el recinto ferial.