Diez meses de cárcel por intentar extorsionar a Siro

ALBERTO ABASCAL
-

El acusado exigió una contraprestación económica acorde al potencial de la empresa y que fuera facturada

Diez meses de cárcel por intentar extorsionar a Siro - Foto: EVA GARRIDO

El Juzgado de lo Penal de Palencia ha condenado a un hombre identificado como M.A.R. a 10 meses de prisión como autor responsable de un delito de tentativa de extorsión a la empresa Grupo Siro, a la que exigió una contraprestación económica para no desvelar una vulnerabilidad en sus productos que podría haber acarreado una alarma social cuando era falso.
La sentencia a la que ha tenido acceso Diario Palentino y que actualmente está siendo estudiada por la Audiencia Provincial después de presentarse un recurso de apelación, considera como hechos probados que el acusado se puso en contacto con los responsables del Grupo Siro para informarles de que había realizado en España un supuesto estudio de los principales puntos de venta de alimentación y principales proveedores de los mismos.
En dicho estudio, el acusado indicaba a Siro que había localizado «grandes vulnerabilidades tanto en los puntos de venta como en los productos vendidos» y que «dichas vulnerabilidades» podían afectar fácil y directamente «a sus clientes y de manera muy peligrosa» y que, de conocerse, «podrían afectar a su imagen de marca y a sus ventas».

El acusado, para seguir con su estratagema, informó al Grupo Siro y en especial a su presidente, Juan Manuel González Serna, que había decidido primero «informarles a ellos por ser los principales interesados en conocer dichas vulnerabilidades y, de esta manera, evitar una alarma social y una bajada muy importante en sus ventas».
Para ello, M.A.R., «como muestra de agradecimiento» por haber realizado el susodicho estudio y haberles informado, solicitó a Grupo Siro «una gratificación voluntaria» que la empresa considerara en función del valor que merece la seguridad. Además, exigió que dicha gratificación fuera facturada «en concordancia con el potencial de la empresa y las marcas». M.A.R. también pidió una respuesta a través de un correo electrónico antes del viernes 2 de febrero de 2018 y advertía que, de no recibir respuesta, dicha información sería difundida por los distintos medios que decía que disponía para que los conocieran clientes y proveedores.
El Juzgado de lo Penal reconoció en la sentencia dictada, que como se ha comentado ha sido apelada ante la Audiencia Provincial, que este mensaje produjo «zozobra en el Grupo Siro y, más en concreto, en su presidente Juan Manuel González Serna.