Quince meses de cárcel para los socios de Agua Palentina

DP
-
Quince meses de cárcel para los socios de Agua Palentina - Foto: Eva Garrido

La Audiencia de Palencia imponen a ambos una multa individual de 220.000 euros

La Audiencia Provincial de Palencia ha condenado a un año y a tres meses de cárcel a cada uno de los socios de Agua Palentina, J.G.J.D y F.C.V, por un delito contra la Seguridad Social y a una multa de algo más de 220.000 euros. Además, el dictamen les inhabilita durante el tiempo de condena para el derecho de sufragio pasivo y para el ejercicio de la industria y el comercio.

La resolución, que no es firme, incluye una cuantía indemnizatoria a favor de la Seguridad Social de casi 146.000 euros, más el interés que se genere desde la sentencia hasta el pago. Asimismo, declara la responsabilidad directa y solidaria de los dos acusados y la subsidiaria de las mercantiles Agua Palentina y Re-Quality. El dictamen también establece las costas de forma solidaria a los acusados con inclusión de las de la acusación particular.

La sentencia recoge que la realidad social y económica actual pone de relieve la necesidad de “actuar con mayor contundencia frente a las conductas presuntamente delictivas que ponen en peligro la sostenibilidad financiera del sistema de la Seguridad Social". Aunque los acusados sostuvieron que no hubo traspaso de trabajadores de una empresa a otra, el tribunal da por probado que los operarios fueron traspasados de Agua Palentina y Re-Quality y que se siguieron generando cuotas impagadas a la Seguridad Social.

En cuanto a la autoría de los hechos, el tribunal consdiera que no hay duda sobre la autoría del fraude por parte de uno de los socios y, con respecto del otro, su defensa mantuvo que no era autora de delito alguno porque no hacía declaraciones de las cuotas eludidas y se dedicaba a la producción. No lo refleja así la resolución judicial que afirma que "es evidente que el delito no puede cometerse sin la participación efectiva de ambos acusados".

Según el Ministerio Fiscal, se firmó un contrato en virtud del cual Re-Quality contrataba a Agua Palentina para que le fabricase y desarrollase todo el proceso productivo hasta el embotellado de las bebidas que Re-Quality distribuía, en régimen de prioridad sobre cualquier otro cliente, a cambio de que Re-Quality se hiciera cargo del pago de todos los gastos directos que Agua Palentina tuviera como consecuencia de dichos trabajos.

En dicho contrato, atendiendo al escrito de acusión de la fiscal, se estipulaba que Re-Quality no tendría responsabilidad alguna respecto de los trabajadores de Agua Palentina ni ninguna responsabilidad si Agua Palentina no ingresaba el pago del IVA o la Seguridad Social, quedando indemne de dicha responsabilidad por Agua Palentina, que en esos momentos estaba en estado de insolvencia y adeudaba cuotas a la Seguridad Social.

Re-Quality siguió desarrollando la misma actividad de embotellado y distribución de agua mineral, utilizando a los trabajadores de Agua Palentina, cuyas cuotas a la Seguridad Social no se abonaban, y tres nuevos trabajadores contratados por Re-Quality, cuyas cuotas sí se abonaban.