Bomberos y novillos, viejos enemigos

DP
-

Abel Allende se recupera de las heridas sufridas por la embestida de un novillo. Fue atendido en el Río Carrión, donde se le practicaron varias pruebas, y ya ha recibido el alta hospitalaria

Bomberos y novillos, viejos enemigos - Foto: Sara Muniosguren

El anecdotario de los profesionales del parque de bomberos de la ciudad es tan extenso y variado que daría para escribir un libro. Uno de sus capítulos bien se podría titular El último bombero torero, emulando a esta legendaria leyenda de la tauromaquia que, en su parte seria, ha dado a grandes figuras de la talla de Antoñete, Paco Ojeda, José María Manzanares, Espartaco, José Ortega Cano, Dámaso González y Emilio Muñoz, entre otros.
Nos referimos a la intervención que realizaron los bomberos capitalinos en la tarde del martes en la carretera P-405, a la altura de Monzón de Campos, donde el vuelco de un camión dejó suelta por la carretera a una familia de novillos. Si recurrimos a este tópico y a esta figura tan cañí es porque todo ha quedado en un susto y para elogiar, dicho sea de paso, a los profesionales de ambos gremios, los unos por jugarse la vida sobre el ruedo cada tarde y los otros por estar ahí siempre que se les necesita, sin importar la hora, el lugar o las circunstancias.
En el citado suceso, un bombero, Abel Allende, sufrió la embestida uno de los novillos que le propinó un fuerte golpe contra la valla metálica que protege la vía. Un incidente que podría haber resultado de peores consecuencias, según comentan los testigos de lo sucedido, pero que afortunadamente se ha resuelto de manera satisfactoria. 
Veinticuatro horas después del incidente, y tras ser atendido de las contusiones en el hospital Río Carrión, donde recibió el alta hospitalaria pasada la una de la madrugada del martes, conversa con Diario Palentino para comentar cómo vivió el accidente.

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.