Las 155 grandes firmas familiares suman 75.000 trabajadores

R.A.R.
-

Forman parte de EFCL y representan el 9% del empleo y el 22% del PIB de la comunidad. Su presidente pide consenso político

Las 155 grandes firmas familiares suman 75.000 trabajadores - Foto: Á“scar Navarro

La Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) se consolida como uno de los grandes referentes económicos y laborales de la región, con unas cifras que van a mejor año tras año gracias a la apuesta en firme de este grupo de sociedades que han sabido adaptarse a los cambios del mercado y mantenerse a la vanguardia. Y es que las 155 mercantiles que integran el colectivo representan el 22 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad, el 20 por ciento del PIB industrial y el 9 por ciento del empleo privado con más de 75.000 empleados.
Un logro conjunto, heredado de la anterior junta directiva y que su actual presidente, César Pontvianne, va a seguir desarrollando a futuro porque «tenemos una posición consolidada, de crecimiento y de seguir aportando», afirmó ayer. «Todas nuestras empresas quieren seguir en Castilla y León y para eso tenemos que continuar trabajando para que esta comunidad sea atractiva, tanto para nosotros como para nuestros colaboradores, y seguir atrayendo talento», aseveró Pontvianne durante la celebración de la asamblea general de socios de 2019, celebrada en el centro cultural Lécrac ante más de un centenar de socios con el patrocinio de Banco Santander y la colaboración de Garrigues y Cedered.
Pese a la buena salud del sector, el presidente aseguró que afronta 2019 «con muchas incertidumbres y riesgos». En cuanto a la inestabilidad política, pidió a los grupos parlamentarios y a los políticos que se «pongan de acuerdo» en los asuntos importantes  de la comunidad: economía, formación, empleo y despoblación. «Aquí van a tener a la empresa familiar para ayudarles», concretó a este respecto. «Tenemos que seguir trabajando para que esta región siga siendo atractiva para nosotros y nuestros colaboradores, y seguir trayendo talento», afirmó.
Los principales problemas para la empresa familiar son el marco regulatorio y la «incertidumbre» a nivel político, «que impide hacer planes a largo plazo», añadió el presidente de EFCL. A ellos se suma los de cualquier otra sociedad, tales como el talento y la financiación.
el papel de la mujer. La asamblea general de socios se completó con una sesión de trabajo, que se inauguró con una mesa redonda titulada Mujeres de empresa: historias de éxito, moderada por la directora de Relaciones Institucionales de Gestamp, Mireia Arroyo. Un foro sobre el papel de las féminas en el que participaron la vicepresidenta de Cerealto Siro Foods, Lucía Urbán; la consejera delegada de Prosol, Rocío Hervella, y la directora general de Transleyca, Mar Casas.
Hervella aseguró que las cuestiones de género están «muy superadas desde hace años en las empresas familiares», debido a cuestiones de sucesión. De igual modo, recalcó que las empresas de este cariz son un ejemplo y que, ahora, uno de los retos del ámbito empresarial es propiciar la conciliación familiar, aunque en Castilla y León la media sea superior. «Hay que mejorar y ofrecer a los trabajadores la oportunidad de cuidar de sus hijos y de sus mayores», concretó a este respecto Hervella.
A renglón seguido, añadió que «hemos recorrido un camino más rápido que otras empresas, pero aún queda mucho por recorrer. Hay que seguir haciendo las cosas mejor casa día en temas de conciliación e integración».
En ese aspecto coincidió con Casas, quien afirmó que actualmente el liderazgo «es una cuestión de valía» y no de género. A ese respecto incidió en que los puestos de responsabilidad y liderazgo en las compañías son «democráticos», pero es necesarios continuar visibilizando a la mujer y que esta pueda llegar a cualquier sitio por aptitudes y cualidades.
«La mujer puede llegar a cualquier sitio», dijo la empresaria, quien aseguró que, desde su experiencia personal, las cuestiones de igualdad han ido avanzando en el mundo empresarial.
En el ámbito de las mejoras, Urbán, insistió en la importancia que ha de tener en las empresas el propiciar mejoras en el ámbito empresarial. «Tenemos que ser los promotores del futuro de la sociedad, como en nuestro caso propiciar la integración de las personas con discapacidad», concretó la co-propietaria de Cerealto Siro Foods.
administración. El alcalde, Alfonso Polanco, destacó la «responsabilidad» y el «esfuerzo» de las empresas familiares radicadas en la región para que los castellanos y leoneses «tengan cada día más oportunidades». En este sentido, definió el acto como «el más importante» que se ha celebrado en el Lécrac desde su apertura como espacio cultural «por lo que representan los valores que aquí se defienden para el futuro de Castilla  León y del conjunto de España».
A este respecto, el regidor capitalino señaló que la administración debe ocupar un papel discreto, y estar ahí «siempre» que se la requiera. «Queremos estorbar lo menos posible y, si podemos, queremos ayudar», formuló. Entre otras medidas, destacó la baja presión fiscal de la ciudad y la agilización de los permisos y licencias, aunque reconoció que con respecto a este último punto, «el resultado no es todo lo bueno que nos solicitáis (las empresas). Otra medida ha sido la supresión de la tasa por apertura de negocio, que ha facilitado, según los datos que manejan en el Ayuntamiento, la instalación de más de 55 nuevas empresas en lo que va de año.
«Desde el año 2011, como toda buena empresa, y si es familiar, mucho más, hemos trabajado en sanear la situación financiera», recordó el primer edil palentino. Una cuestión para la que el Consistorio ha contado con la confianza de Europa, con más de veinte millones de euros a través del EDUSI y dos millones para Digipal.