Decibelios moderados

Laura Burón
-

Durante dos horas, los feriantes silenciaron sus altavoces y procuraron mitigar el ruido para que las personas con trastornos del espectro autista pudieran disfrutar de las atracciones

Decibelios moderados

Nada de música estridente, de ruido, de bullicio. Tampoco era un remanso de paz, pero se aproximaba bastante. El Real de la Feria silenció ayer durante dos horas sus altavoces para que los niños que sufren transtornos del espectro autista o alguna enfermedad en la que los fuertes estímulos externos les provocan estrés para que pudieran disfrutar de las atracciones con total normalidad.
Una veintena de miembros de la Asociación Autismo Palencia se dio cita en el Real de la Feria para disfrutar de la primera jornada, aprovechando además que era el primero de los dos días del niño. Con sus familias y con mucha más tranquilidad que en otras ocasiones eligieron las atracciones en las que iban a subirse. «Esta iniciativa es muy importante para los niños, porque en condiciones normales se estresan mucho con los ruidos fuertes», explicaba ayer Conchi Yuguero, que acudía a la feria con sus dos hijas, una de ellas con una enfermedad rara.
Por su parte, Lucía estaba encantada y junto con su padre, César Martín, estaban emocionados por poder pasear con tranquilidad entre las atracciones. «Otros años venimos a la feria y viene ilusionada, pero a los diez minutos ya quiere marcharse. Empieza a decir ‘Papá, vámonos’. Por eso, hoy es un día especial para nosotros», señala este padre. Para Víctor era la primera vez en la feria. Para este adolescente todo era nuevo y por eso, cualquier ruido por encima de lo normal suponía un sobresalto.
Ahora desde la a?sociación, confían en que esta iniciativa se asiente y no se convierta en una excepción y todos los sanantolines, aunque sea un ratito, las personas con TEAS puedan divertirse como uno más.