Medallas que tienen el valor de una vida

ALBERTO ABASCAL
-

Tres agentes de la Policía Nacional, un sargento de bomberos y un fontanero con experiencia en socorrismo pueden obtener este año las medallas al Merito Policial y de la Protección Civil por actuaciones que evitaron que cuatro personas fallecieran

Medallas que tienen el valor de una vida

El coordinador de noche del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraba de guardia en la madrugada del pasado domingo (de momento prefiere que su nombre quede en el anonimato) y que acudió a la calle Eras del Bosque, ubicada en el barrio de San Juanillo, junto con sus compañeros después de que dos hombres se enzarzaran en una pelea en la que ambos acabaron gravemente heridos por arma blanca. Prácticamente le salvó la vida a uno de ellos puesto que procedió a grapar el grave traumatismo abdominal que sufría el herido, ya que llevaba encima un kit de primeros auxilios. Posteriormente, el herido, identificado como G.A.S.Z, de 47 años, fue trasladado en ambulancia de soporte vital básico al hospital Río Carrión, donde fue intervenido quirúrgicamente y donde se encuentra  ingresado, eso sí custodiado por la Policía Nacional. 
La diligente actuación del agente de la Policía Nacional no ha sido, sin embargo, la única destacable de este año en Palencia, una acción que puede conllevar que le otorguen la Medalla del Mérito Policial con distintivo blanco. Esta condecoración fue creada, inicialmente sólo como medalla, el 18 de junio de 1943 para ofrecer una recompensa especial a los miembros de la policía. Actualmente se otorga en cuatro categorías: Medalla de Oro, Medalla de Plata, Cruz con distintivo rojo y Cruz con distintivo blanco. Todas ellas, excepto la Cruz con distintivo blanco, llevan aparejadas pensiones anejas en el salario del policía. La Cruz con distintivo blanco se concede por un hecho que evidencie alto patriotismo o lealtad, con prestigio para el Cuerpo o utilidad para el servicio; sobresalir en el cumplimiento del deber o realizar destacados trabajos o estudios científicos con utilidad para el servicio o prestigio para el Cuerpo.
Pero quizá que no sea la única puesto que otros dos compañeros de la Comisaría situada en la avenida de Simón Nieto podrían ver recompensada su actuación con sendas medallas de la misma categoría.

Medallas que tienen el valor de una vida
Medallas que tienen el valor de una vida - Foto:
Los agentes de la Policía Nacional José Raúl Negrete Acero y Carlos Lorenzo Casal, que se encontraban de servicio durante la jornada dominical del 28 de abril, que coincidió con las elecciones generales, lograron reanimar a una mujer de 89 años que se había atragantado, tal y como relató en su momento Diario Palentino.
Ambos, en un alarde de diligencia y profesionalidad, salvaron literalmente la vida a una mujer de 89 años que se había atragantado con un trozo de champiñón mientras degustaba una consumición con el resto de su familia en el bar Rubén, ubicado en el barrio del Ave María en la capital.
«Los dos teníamos asignada la misión de velar por la seguridad en dos colegios electorales. Sobre las 15,30 horas aproximadamente nos acercamos hasta el bar para tomar un café puesto que era uno de los momentos con menos trasiego de electores y llevábamos desde las ocho de servicio. En el interior del establecimiento se encontraba una familia que estaba disfrutando de una consumición cuando nos percatamos, por el nerviosismo que comenzaron a mostrar algunos de sus miembros, de que algo no iba bien con la abuela, de 89 años», relataba a Diario Palentino el agente José Raúl Negrete Acero, quien junto con su compañero Carlos Lorenzo Casal, a partir de ese momento no dudaron en actuar.
«Vimos que la mujer había dejado de respirar, por lo que comenzamos a darle golpes en la espalda al entender que estábamos ante unos síntomas que nos hacían pensar que se trataba de un atragantamiento. Al no reaccionar, iniciamos la maniobra de Heimlich (es un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto), que es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento. Veíamos que la cosa pintaba mal porque la mujer ya había perdido el color y, además, apenas tenía pulso», explicaba José Raúl Negrete.
«Verdaderamente es una satisfacción para nosotros y para nuestros compañeros de la Comisaría haber logrado salvar la vida a una persona. No hay mayor satisfacción que esa», apostillaba Carlos Lorenzo Casal.
Finalmente, lograron su propósito de salvar una vida, un hecho que para un agente de la Policía Nacional supone mucho más que cumplir con su deber.

 

MÉRITO CIVIL. Pero no solo estos agentes de la Policía Nacional han tenido comportamientos más allá del deber en favor de la sociedad. Grandes dotes de persuasión, sangre fría y mucha profesionalidad es lo que demostró el viernes 19 de julio el sargento de intervención del Parque Municipal de Bomberos, José Ramírez Anero, que, con el inestimable apoyo de sus compañeros, logró convencer a una mujer de mediana edad de que no tomara una decisión irreversible cuando se encontraba encaramada en la parte exterior de la pasarela de Cardenal Cisneros, sobre la vía férrea.
«Fue una actuación en equipo acorde con los conocimientos adquiridos en los cursos de atención social. No es un mérito mío; el mérito es de todos los compañeros porque el protocolo lo hemos puesto en marcha entre todos», reconocía a Diario Palentino José Ramírez Anero. Todo comenzó sobre las 13,50 horas cuando los bomberos del parque municipal recibieron un mensaje en el que les avisaban de la presencia de una persona que se encontraba en la pasarela de Cardenal Cisneros, supuestamente con la intención de atentar contra su propia vida. Los bomberos, tras cortar al tráfico el carril más próximo a la valla de la pasarela y solicitar tanto el corte de fluido eléctrico de la catenaria como el tráfico ferroviario, iniciaron el protocolo de evacuación de la mujer, que permanecía sentada en una pequeña repisa por fuera de la pasarela. 
El sargento de intervención José Ramírez Anero, después de ser asegurado con un arnés, se acercó hasta la mujer, que se encontraba muy nerviosa, para convencerla de que desistiera de su actitud, un propósito que finalmente logró.
Esta actuación podría suponer para él la Medalla del Mérito Civil de Protección Civil. Es una condecoración creada el13 de abril de 1982 para distinguir a personas naturales o jurídicas en el ámbito de la protección civil. Actualmente se otorga en tres categorías: Medalla de Oro, de Plata y de Bronce, cada una de ellas con distintivo rojo, azul o blanco. 
La concesión de una categoría u otra queda a discreción del otorgante en función de la valoración conjunta de las circunstancias concurrentes en las acciones a distinguir en relación con su importancia objetiva, repercusión o consecuencias de las mismas.
«En un minuto pudimos sacar al conductor del coche y poco después el vehículo quedó completamente calcinado. Reconozco que lo lógico era no haberle movido por las graves heridas que sufría, pero se hubiera achicharrado por completo». Así relató a DP J.C.H., de 44 años, fontanero de profesión, poseedor del título de socorrista y que quiere permanecer en el anonimato, su intervención junto a su esposa e hija para salvar literalmente la vida al conductor de un turismo que resultó muy grave en la tarde del martes 16 de julio en la N-601, a la altura de la localidad leonesa de Matallana de Valmadrigal.
El vehículo siniestrado, con matrícula de Valladolid, se dirigía por la nacional en sentido León cuando por causas desconocidas se salió de la calzada por el lado derecho, chocando con el pretil, e incendiándose posteriormente.
J.C.H., vecino de la capital palentina, que regresaba de León con su familia tras haber conformado la matrícula universitaria de su hija en la facultad de Veterinaria para el próximo curso, se percató de que un turismo había sufrido una salida de vía y comenzaba a arder por la parte delantera. 
«He formado parte durante muchos años del mundo del socorrismo y pese a que nunca me había encontrado en esta situación, considero que hicimos lo que debíamos cuando estás en la carretera», comentó J.C.H.