scorecardresearch

El silencio inspirador de los monjes trapenses

DP
-

Indalecio Sobrino cuelga una veintena de obras en su primera muestra en Palencia inaugurada ayer, que puede visitarse en el claustro de la seo hasta el próximo 11 de enero

El silencio inspirador de los monjes trapenses - Foto: Óscar Navarro

Enmarcada en el VII Centenario de la catedral, ayer se inauguró la exposición La luz del silencio, de Indalecio Sobrino (Santander, 1940), que puede visitarse en el claustro de la seo hasta el próximo 11 de enero. «La vida contemplativa es un mundo muy especial, que siempre me ha interesado», afirma respecto a la temática de la muestra, a lo que se une su específica inclinación por la figura humana a la hora de pintar. «El paisaje está bien de fondo o el bodegón en una mesa, pero la figura humana es la clave», subraya. 

«Una faceta del ser humano es la espiritual; de introspección, silencio y aislamiento, que me interesa», explica Sobrino, para comentar a renglón seguido que Jordi García Candau -presente en la inauguración de la muestra-  «tenía muchas amistad con los monjes del monasterio de San Isidro de Dueñas. A partir de ahí hice unas películas de video y surgió esta exposición». «Los primeros cuadros son un poco de tanteo, porque nunca sabes si el tema te va a de sí.  Pintas y te tienes que ilusionar con seguir.  En este caso surgió y la cosa fue rodada», comenta.

Casi una veintena de obras conforma La luz del silencio, muestra  en la que junto a los cuadros protagonizados por los monjes de La Trapa cuelgan un retrato del Papa y el inspirado en una imagen que, según cuenta, le llamó mucho la atención, la de una monja en una iglesia, ya en tiempos de pandemia, con la mascarilla. «Me pareció muy tierna para pintar. Dudaba si traer  o no el cuadro a la exposición pero al final está aquí », manifiesta.

«A medida que pintaba veía que requería un marco distinto. Vi la catedral de Santander, pero estaban en obras. Entonces surgió la idea y la posibilidad, después convertida en una realidad, de exponer en la de Palencia, dentro de su VII Centenario», indica el artista, que incide en  que «es la primera vez que se cuelgan estos cuadros, que han estado esperando un tiempo, porque después de esta he preparado otra para Comillas». Esta es la primera vez que expone en Palencia después de «haber recorrido media España y parte del mundo»

Indalecio Sobrino explica que las temáticas más comunes en su obra son los universos de la música, en especial el jazz; la danza; los toros -sobre todo retratos-; la gente de la calle como los mendigos. «Hay un tema curioso, que llama bastante la atención, y es que pinto muchos libreros de viejo. El libro es un mundo que me apasiona», asevera. Asimismo, explica que le interesa el desnudo, y es que «el color y la textura de la carne son un desafío».  «Siempre digo que es para limpiar la paleta. Cuando ya la ennegreces mucho con temas como el jazz, el desnudo te obliga a clarear los tonos», apunta.

En la inauguración, además del artista, intervinieron  José Luis Calvo, Jordi García Candau y Manuel Herrero. La exposición La luz del silencio  puede visitarse de forma gratuita en el claustro de la catedral hasta el 11 de enero, de lunes a sábado de 10 a 14  y de 16 a 19 horas y los domingos de 10 a 13 y de 16 a 20 horas.