La población de aves rapaces diurnas bate récord en 10 años

Rubén Abad
-

En 2019 se contabilizaron un total de 1.446 ejemplares, el doble que un año antes. Milano negro y real son los más abundantes

La población de aves rapaces diurnas bate récord en 10 años - Foto: CESAR MANSO

La recuperación de la laguna de La Nava en la recta final del pasado siglo ha demostrado ser un acierto, y no solo como un reclamo turístico vinculado a la naturaleza y a la observación ornitológica en plena Tierra de Campos, sino como un ecosistema que se ha convertido en el hogar de decenas de especies.  Al Mar de Campos aún le queda mucho para ser aquel gran humedal de 5.000 hectáreas  de superficie (hoy son unas 400) que ocupó antes de desecarse para crear nuevas tierras de cultivo en una provincia eminentemente agrícola y ganadera en aquel 1968 (año en el que se completó el proyecto), pero el impulso que se le ha dado desde la administración y los colectivos conservacionistas ya dan sus frutos. 
Aunque es el gran protagonista  de La Nava es el humedal, el ámbito de influencia es mucho mayor, y comprende también una basta extensión de terrenos de cultivo cerealístico en los que se han asentado decenas de especies. Como muestra, en 2019 se batieron los récord de la última década en lo que al número de rapaces diurnas se refiere, tal y como ha podido comprobar la Asociación de Naturalistas Palentinos (ANPA). 
Más concretamente, entre enero y diciembre del pasado ejercicio se contabilizaron un total de 1.446 ejemplares, más del doble que un año antes, cuando hubo 598. Por especies, los más comunes son el milano real (presente de forma abundante duratne los meses de invierno) y el negro (que ahora está en África, y en los meses cálidos llega a Tierra de Campos para reproducirse), aunque también son muy notorios el ratonero común  (presente casi todo el año), el cernícalo común o el aguilucho lagunero, que vive en zonas húmedas, pero se alimenta y caza en espacios abiertos.
Como decíamos, las cifras de 2019 duplican a las de 2018, pero no solo eso, también fue el segundo registro histórico más alto desde que se realizó el primer recuento, allá por el año 1995 (380 ejemplares). Es más, solo supera a la pasada anualidad el ejercicio 2009, cuando el dato alcanzó un excepcional 2.506. En 2005 hubo 467, 1.217 en 2006, 674 en 2007, 549 en 2008, 521 en 2010, 1.236 en 2011, 1.073en 2012, 494 en 2013, 1.338 en 2014, 393 en 2015, 1.344 en 2016 y 1.259 en 2017. 

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.