El Ayuntamiento es condenado a cumplir la Ley de Memoria Histórica

ALBERTO ABASCAL
-
Imagen de ayer de la calle Hermanos López Franco de la capital. - Foto: Oscar Navarro

Exige el cambio de nombre de seis calles y la retirada de cuatro Medallas de Oro de la ciudad y un título de 'Hijo Predilecto' · El recurso fue presentado por la 'ARMH' e IU tras no prosperar una moción en el pleno de diciembre de 2014

El alcalde de la ciudad, Alfonso Polanco, aseguró el 18 de diciembre de 2014 durante la celebración de un pleno municipal que Palencia «cumplía con la legalidad que marca la Ley de la Memoria Histórica» y abogó por «pasar página».
Sin embargo, no lo considera así el titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Palencia, Victoriano Lucio Revilla, que  ha condenado al Ayuntamiento a que cumpla precisamente dicha Ley.
La sentencia, de la que ha sido informado Diario Palentino y que puede ser recurrida en apelación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCyL, ordena al Consistorio de la capital la eliminación de toda simbología franquista o fascista, por lo que tendrá que cambiar el nombre de varias calles, retirar los símbolos de esta temática de las vías públicas y del callejero de la ciudad, las medallas y títulos honoríficos concedidos a personajes de la Dictadura, incluidas las Medallas de Oro concedidas por la ciudad y los nombramientos de Hijo Predilecto.
La resolución judicial se basa en el recurso presentado el pasado 13 de febrero por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) e Izquierda Unida de Palencia mediante el concejal y portavoz del Grupo Municipal en el Ayuntamiento, Juan Gascón, por el supuesto  incumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica en la ciudad.
Después de más de siete años de la entrada en vigor de esta ley, la ARMH intentó, presentando un escrito (Registro 11 de junio de 2014), que el Ayuntamiento «conociera esa realidad y pusiera los medios oportunos para cumplir la legalidad obteniendo la callada por respuesta». Ante esta circunstancia se reunió con el Grupo Municipal de Izquierda Unida y decidieron  presentar una moción para que se conocieran públicamente los motivos por los que el Partido Popular se negaba a cumplir dicha  ley. Ante esta negativa, tomaron la decisión de acudir a los tribunales de Justicia.
El recurso fue interpuesto por el abogado del Colegio de Valladolid, José Alberto Blanco Rodríguez, contra el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Palencia tomado en la mencionada sesión ordinaria celebrada el 18 de diciembre de 2014, que desestimó la moción presentada por Juan Gascón Sorribas en calidad de portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento.
La sentencia dictada por el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Palencia asume prácticamente los argumentos esgrimidos por la ARMH e IU, salvo en el caso de una calle: Federico Mayo. El magistrado no ha incluido esta calle al considerar que pese a que se incluyó en el recurso el cambio de su nomenclatura, dicha calle no figuraba en la moción presentada en el citado pleno del 18 de diciembre de 2014.

LAS EXIGENCIAS CONCRETAS. Concretamente, la resolución judicial establece que se cambie de nombres a las calles Hermanos López Francos, Stª Mª de la Cabeza, Ricardo Cortes, Obispo Manuel González, Abilio Calderón y Conde de Vallellano.
Además, obliga al Ayuntamiento a retirar la Medalla de Oro de la ciudad otorgadas a Francisco Franco, Víctor Fragoso del Toro. Antonio A. Abella Martín y Fernando Herrero Tejedor, así como la revocación del nombramiento de Hijo Predilecto de la ciudad a Jesús López Cancio.
Asimismo, se debe retirar del Barrio de San Juanillo, en las calles Infanta Catalina, Alonso Paris y Hnos. López Francos, las placas de la Delegación de Sindicatos con un gran escudo fascista, así como de cuantas viviendas de la ciudad que tengan la placa del Instituto Nacional de la Vivienda por tener el escudo fascista.
El recurso presentado incluía también la retirada al propietario de la vivienda de la calle Benito Meni de la placa Cuartel de Simancas, antiguo nombre de la calle.
El magistrado, por otro lado, exige al Ayuntamiento de la capital que catalogue todos los vestigios y símbolos  existentes relativos a la Guerra Civil o al franquismo que podrían existir en las vías públicas y edificios de la ciudad con el objetivo de que sean eliminados.
El magistrado Victoriano Lucio Revilla argumenta en su resolución, según la información aportada por fuentes jurídicas,  que el Ayuntamiento  está obligado a cumplir las leyes y no se puede negar sin aportar pruebas a cumplir con la Ley de la Memoria Histórica y máxime cuando se lo han solicitado a través de una moción presentada para su debate y votación en un pleno municipal.

La LEY 52/2007. Esta  Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.
Mediante la presente Ley, se pretende el fomento de los valores y principios democráticos, facilitando el conocimiento de los hechos y circunstancias acaecidos.

 

El pleno del 18 de diciembre de 2014

El Grupo Popular en el Ayuntamiento de Palencia rechazó en el pleno de diciembre de 2014 la moción presentada por Juan Gascón -que sí contó con el apoyo del PSOE-, con la que pedía al equipo de Gobierno iniciar los trámites «en el plazo de dos meses» para cambiar el nombre de las calles Hermanos López Franco, Santa María de la Cabeza, Conde de Vallellano, Ricardo Cortes, Obispo Manuel González y Abilio Calderón Rojo.  Asimismo, el texto instaba también a retirar en ese plazo de las fachadas y vías públicas todo símbolo «y, en el caso de hallarse los mismos instalados en propiedad privada, instar por escrito a los propietarios a retirarlos o cubrirlos de forma que no sean visibles desde la vía pública».
El portavoz de IU, Juan Gascón, argumentó su petición a partir del estudio del callejero de la ciudad realizado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, cuyo máximo responsable, Juan Manuel Monge, también intervino al finalizar el pleno.
Preguntada por esta cuestión, la entonces portavoz del Grupo Popular, Paloma Rivero Ortega, manifestó que «en principio, en Palencia no existe ningún símbolo que nosotros conozcamos de esas características». «Está bien que existan asociaciones que protejan esta memoria y deben seguir existiendo, pero llega un momento en el que las ciudades son lo que son y hay que respetar lo que hay. Nada va en contra de los derechos, memoria, opción política o libertad de pensamiento de nadie, y llega un punto en el que hay que dejarlo estar y dejar morir a la buena o mala historia y seguir para adelante», aseveró. El presidente de la ARMH de Palencia aseveró que «Palencia no cumple la ley porque hay calles con nombres fascistas».

 

La eliminación de 193 nombres de calles

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia hizo público en abril de 2010 un estudio realizado por Juan Manuel Monge y María González en el que indicaba la existencia en aquel momento hasta 32 denominaciones que se repetían en 193 calles de 69 municipios de la provincia palentina. Obviamente, el que más veces aparecía era el del anterior jefe del Estado, el General Franco (46 veces) en diferentes versiones: Generalísimo, Francisco Franco, General Franco... aunque en algunos municipios a quienes les dedican una placa y el recuerdo en las calles es precisamente a hijos de la villa que tuvieron un destacada o moderado papel durante el Franquismo.
Para la ARMH, todas ellas, además de otras más, deben desaparecer del callejero de la provincia para «cumplir la Ley de la Memoria Histórica». «Nuestra intención es que se retiren todos estos homenajes al bando de los vencedores», explicaron.
Para ello, enviaron a las 69 localidades donde se detectaron placas en el callejero que hacían referencia a «los golpistas, militares, falangistas, onomásticas, símbolos o jefes provinciales del Movimiento», una carta en la que les instaba a «que se aplicara las medidas oportunas que contempla la Ley de Memoria Histórica para la eliminación de la simbología fascista en su callejero, y por lo tanto fueran sustituidas las calles» que en cada caso se hubiera detectado.
 Además, solicitaron  también por carta que el Ayuntamiento de Palencia retirara «la Medalla de Oro de la capital a Francisco Franco, Antonio Ángel Abella Martín, Víctor Fragoso del Toro y Fernando Herrero Tejedor. A la Diputación Provincial, que retirara la Medalla de Oro de la Provincia a Francisco Franco y Víctor Fragoso del Toro, y el título de Hijo Adoptivo de la Provincia a Antonio Ángel Abella Martín del mismo modo que al Ayuntamiento de Paredes de Nava, que retirara la concesión de Hijo Predilecto al coronel fascista, Antonio Vallejo Nájera».
 Mientras en algunos casos se llevaron las correcciones pertinentes, sin embargo, en julio de 2014 la Diputación de Palencia anunció que no retiraba los símbolos franquistas ni los honores y homenajes a personajes de la Guerra Civil y la Dictadura, tal y como se había solicitado desde la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
 Desde la Diputación indicaron, además de mostrar «el máximo reconocimiento a cuantos sufrieron en sí mismo o en sus allegados la represión por ser fieles a unas ideas y defender el orden constitucional   y el rechazo a cuantas conductas  vulneradoras de sus derechos y libertades hayan padecido», que  la reconciliación «permitió la convivencia pacífica y ordenada durante los últimos años de los españoles que, sin olvidar el pasado, han preferido cerrar viejas heridas».
Subrayaron que «remover el pasado innecesariamente podía producir el efecto contrario a lo que se pretende lograr».